Del Club Deportivo Guadalajara a Chivas S. A.


Por Jorge Luis Cortina

El regreso de Adolfo ‘Bofo’ Bautista al Guadalajara significó también el escenario perfecto para despedir a los jugadores que no entran en planes de este conjunto para el torneo Bicentenario 2010. Así, Rafael Lebrija, presidente del Guadalajara, comenzaría a nombrar a los jugadores transferibles de las ‘Chivas’. Empero, para sorpresa de todos, el primer nombre que se escucharía sería el de Ramón Morales, ex capitán del equipo quien recién cumplió once años con este club.

La aparición de Morales en esta lista llevó a manejar la posibilidad de mandar al jugador a Chivas USA, o bien, de mantenerlo dentro del club. No obstante, ‘Ramoncito’ terminó por ser relegado al equipo sub 20 de las Chivas, tras conocer su negativa por enrolarse en la filial norteamericana.

Aparecerían entonces diversas críticas sobre el maltrato hacia el jugador, así como por la falta de respeto hacia la trayectoria que éste cumplió en el cuadro tapatío. Tanto así que al día siguiente de conocerse su separación del primer equipo de Chivas, Morales fue premiado por la directiva con su carta de derechos federativos, la cual le permitirá negociar libremente con cualquier otro conjunto mexicano.

De esta manera, pareciera que tanto Jorge Vergara –dueño del equipo– como Rafael Lebrija terminaron por ceder a la presión de los medios y del público, quienes recriminaron duramente a ambos personajes por la forma en la cual Morales había sido despedido del Guadalajara.

Sin embargo, también podría pensarse que, como en cualquier otra empresa, los dueños buscan al empleado que les redunde en mayores dividendos. Por ello, en un deporte tan comercializado y dependiente de la mercadotecnia como el futbol, se contrasta de manera muy clara la posición de ‘Ramoncito’ frente a la del ‘Bofo’.

Basta con recordar que, durante su estancia en Guadalajara, Bautista logró posicionarse como la gran figura comercial de las Chivas, superando incluso a la gran figura de aquel entonces: Oswaldo Sánchez. Empero, tras la salida del ‘Bofo’, Vergara apuntó sus esfuerzos comerciales hacia Omar Bravo –máximo goleador del cuadro tapatío–y Ramón Morales. Finalmente, la salida de Bravo al Deportivo de La Coruña dejaría a ‘Ramoncito’como el único futbolista del Guadalajara susceptible de explotación comercial.

La situación anterior sería clave para el desempeño futbolístico de Morales, quien, si bien, continuaba entregando su mejor esfuerzo en la cancha, también acusó diversos problemas físicos que terminaron por redituar en su baja de juego. Así, la comercialización de Ramón Morales resultó demasiado costosa para el jugador. Sin embargo, los resultados económicos que esto trajo a las arcas de Jorge Vergara tampoco parecen muy fructíferos.

‘Ramoncito’ no ha entrado en planes de las Chivas para el próximo torneo. En contraste, ‘Bofo’ Bautista, del cual se conocen sus problemas de indisciplina y conflictos de vestidor, es recibido por la directiva como el salvador de un cuadro ávido por recuperar al ícono del marketing con el cual la directiva pueda salvar el tiempo y dinero perdido en los proyectos antes mencionados. Con esto, parece que, una vez más –y al menos en el Guadalajara– el negocio del futbol ha superado al juego como tal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: