Murakami, mi amor


Por r. Reis

El Sputnik es el primer satélite artificial soviético que fue lanzado

al espacio  en la década de los cincuenta, con la perra Laika a bordo.

“Sputnik” es una palabra rusa que, traducida al español,

significa “Compañero de viaje”.

Cuánto te quiero, mi amor. Te quiero porque vas y vienes como si fueras un satélite ruso, yendo y viniendo casi sin proponértelo, programadamente boba, en silencio; y la verdad es que también te detesto por eso, mi Sputnik, y a veces me gustaría no sentir tanto por ti, porque te acercas y te alejas pero nunca me tocas, ni me miras, ni me amas como yo, y entonces eres como las llamadas que me haces siempre a las 3:00 de la madrugada, esa absurda cercanía lejana de hablar por teléfono.Tal vez los satélites artificiales, y no tanto las llamadas telefónicas, constituyen la alegoría que recubre el sentido profundo de Sputnik, mi amor (1999): la soledad involuntaria, lo que queda del terco deseo de una compañía no correspondida. Le sucede a K., que está enamorado de Sumire; le ocurre a Sumire, que está enamorada de Myû; le sucede a Myû, que no está enamorada de nadie pero quisiera estarlo, porque es insoportable que alguien sufra por nuestra culpa.

En la novela del escritor japonés Haruki Murakami, el narrador, K., es un joven maestro de primaria que relata la historia de su amiga Sumire, una chica excéntrica que anhela ser novelista pero que no puede escribir la primera novela. K. está enamorado de ella, sin embargo Sumire se ha involucrado con Myû, una misteriosa mujer madura de belleza increíble. Juntas viajan a una isla griega. Allí Sumire desaparece, pof, “como el humo”. Myû y K. la buscan. K. desea encontrarla. En verdad K. desea encontrarla; por favor, Sumire, en verdad K…

Como los satélites artificiales que viajan por distintas órbitas en torno a la Tierra, estos tres personajes a veces pasan muy cerca el uno del otro, pero jamás viajan juntos, jamás abandonan su trayecto egoísta –hablando en metáforas–. Por un instante están así de cercanos, así del abrazo, del beso, pero así como llegan, se van.

“A partir de aquel momento, y en su fuero interno, Sumire empezó a llamar a Myû «Sputnik, mi amor». Sumire amaba la resonancia de esa palabra. Le traía a la memoria la perra Laika. El satélite artificial atravesando en silencio la oscuridad del espacio. Las dos negras y brillantes pupilas de la perra atisbando por el pequeño ojo de buey. ¿Qué debía de mirar en aquella soledad infinita del cosmos?”, nos cuenta K.

Hay quienes piensan que Sputnik, mi amor es una novela romántica. Pero la existencia del romanticismo exige la exclusión del realismo, y salvo las desapariciones de personas sin aparente explicación, esta novela es meramente realista. Nada más natural que la soledad intransferible, la incomunicación, la pérdida –inexplicable, sí– de quien amamos, el amor no correspondido.

Y en el fondo de las hebras “mecanotejidas” de esta novela, Murakami nos ofrece la posibilidad de una nueva forma de buscar lo perdido y, con ello, una nueva forma de encontrarlo. Suele llamarse sugestión: aquello que imaginamos sin nuestro permiso, que nace de nuestro ingenuo deseo inconsciente.

¿Quién llama?… ¿Sumire?… ¿Eres tú, Sumire?… (interferencias).

Anuncios
Comments
3 Responses to “Murakami, mi amor”
  1. Fabi dice:

    tu reseña me gustò màs que el libro (y no es que el libro no me gustara).
    saludos

  2. Rebeca RoA dice:

    Como siempre, es un placer leerte, Zed.

    Me gustó la reseña de la novela. Y de esa prosa tuya, ni hablar…

    “Tomaste” algunas partes del libro para explicarlo. Digo (y repito) “tomaste” porque entiendo lo subjetivo que es la interpretación y el análisis de una novela. Tanto así lo hago, que me atrevo a decir que no estoy de acuerdo con todo el contenido de la reseña. Sé, también, que el fin primigenio de esta clase de textos no es el iniciar un debate sobre el libro (que espero algún día tengamos), sino generar lectores. No obstante, las intenciones primarias de cualquier hecho, o texto, en este caso, generalmente, incitan a otras.

    Tu reseña me incitó. Por eso, me atrevo a comentar tres aspectos sobre ella.

    1. El papel de Murakami, según mi percepción, es fundamental para entender “parte” de la novela. Por ejemplo: sus excentricidades como persona, los temas de los que escribe y la influencia de la cosmovisión japonesa en su libro y en el lector occidental.

    2. La valoración de “meramente realista” me pareció aventurada.

    ¿Y lo que le sucedió a Sumire? Ese desaparecer como el humo, no en un sentido metafórico, ¿debería tomarse como una excepción? ¿Y qué hay de las vivencias extrañas (tanto como las de Sumire), y hasta filosóficas, de Myû? Ése es un dato no “tomado”.

    Sobre este aspecto, ¿por qué si es “meramente realista” la novela, y no romántica, los argumentos proporcionados (o “dados”) son “la soledad intransferible, la incomunicación, la pérdida –inexplicable, sí– de quien amamos, el amor no correspondido”? ¿No deberían ser menos las razones que traten de amor o desamor? Porque el Romanticismo es una corriente artística y filosófica que también se refiere al desamor y al individualismo.

    El “meramente”, como aseveración, es exagerado según mi parecer.

    3. Me hubiese gustado un comentario sobre el final de la novela. Esos últimos párrafos que a más de uno han hecho reflexionar e interpretar de distintas formas.

    Enhorabuena, querido Zed. Interesante reseña.

  3. daniel dice:

    Ese libro es, además, una expresión del individualismo y no tanto una de amor. En este nuevo siglo se escribe de más temas además del “corazón”. Pero bueno, es un texto que si hubiear sido escrito hace 50 años tendría sentido dentro de las reseñas literarias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: