Ritos para no trabajar


Por Luis Lozano

La extraña manía por los simbolismos y la validación supersticiosa hace de la sociedad mexicana una esclava de lo innecesario. Las creencias infundadas en fetiches y atavíos estrafalarios inhiben al verdadero productor de las satisfacciones: el trabajo.Tan arduo, tan laborioso y tan afectado por las relaciones proporcionales con la fuerza y la distancia, el trabajo es la única vía para conseguir aquello que se anhela. Según el fundador de la compañía Pepsi-Cola, Donald Kendall, el lapidario diccionario proporciona la única opción donde el éxito antecede al trabajo. Sin embargo, el fin de esta elocución, válido para el inglés y el español, queda descartado inclusive en otros idiomas como el francés y el italiano, severos adiestradores en el arte de sobresalir: primero se labora, luego se ha succeso.En Deutches Requiem, Jorge Luis Borges resalta la posibilidad del ser humano de ser artesano de su porvenir: “todos los hechos que pueden ocurrirle a un hombre, desde el instante de su nacimiento hasta el de su muerte, han sido prefijados por él”. Incluso añade el premio a la propia penitencia: “No hay consuelo más hábil que el pensamiento de que hemos elegido nuestras desdichas”. Aun así, el trabajo no ha sido descartado, pues ha debido ocurrir en el momento en que ese futuro se define, mediante un esfuerzo creativo mayor.

La desconfianza que hay ante la propia acción se desvanece con la presencia de un exótico artículo con miras a moldear el destino: las lentejas al cielo son capaces de virar el rumbo universal con sólo ser lanzadas en el momento indicado, es decir, justo cuando comienza el año nuevo.

Foto: turisleon.com

Lamentablemente, he acá otro problema: la sincronía. Ajustarse al devenir universal resulta una tarea difícil, más si depende de una máquina suiza ensamblada en Taiwán.

Que la existencia dependa de objetos externos se ha convertido entonces en una tergiversación de la alteridad: ya no se trata de confirmar la propia presencia a partir del otro sino la cesión de derechos y obligaciones a un objeto inanimado sin carta poder de por medio. Es así como la ropa interior de colores simbólicos y los ritos representativos, casi teatrales, adquieren sino las facultades, cuando menos la esperanza de que cumplen su cometido.

La gravedad del asunto aparece cuando el mismo individuo que practica el artilugio pronto se sabe desamparado frente a la voluntad del universo, la suerte, el destino, el Supremo o quien sea su benefactor. Entonces su ritual a inicio de año suprime sus dotes fascinantes y se queda en una tradición impía que conserva los usos anteriores a su propia comprensión, pero que por lo menos le han dado un objetivo para fin de año: adquirir aquello que le provea de la promesa ficticia de cumplir su deseo.

Las fiestas de fin de año sirven para cerrar un ciclo, pero también para cumplir sueños, aunque sea sólo en los sueños. La tragedia onírica del rito, empero, permanece y parece que su fin, al contrario del libro impreso o la producción discográfica, está aún muy lejos.

La acción ha sido relegada para dar paso a una forma infructuosa del éxito que por lo menos acarrea la satisfacción de saber que es uno mismo quien ha elegido su propia desdicha.

Anuncios
Comments
3 Responses to “Ritos para no trabajar”
  1. Leticia Cervantes dice:

    Excelente redacción de texto, y totalmente cierto, esta inseguridad que agobia al ser humano se ha convertido en algunos casos en total dependencia de ritos en los que basan su propio destino, sin creer que todo lo que hagan en la vida sera posteriormente el reflejo de sus propios actos.

  2. Roberto Ruiz dice:

    Muy bueno. Me gusta tu forma de emplear la amplitud del lenguaje!!!

  3. May dice:

    Porque la vida es responsabilidad propia, yo he brindado el pasado 31-12-09. Buena vida Lozano!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: