Las consecuencias de un Estado fallido


Por Carlos Altamira

Vivimos en un mundo de desigualdades y diferencias.

Puede dividirse esquemáticamente en tres tipos de naciones:

aquellas en las que las personas gastan enormes cantidades para controlar el peso,

aquellas cuyas poblaciones comen para vivir y

aquellas cuyos habitantes no saben de dónde vendrá la próxima comida”

David S. Landes “La riqueza y la pobreza de las naciones”

El pueblo de Haití sufrió hace pocos días la mayor de sus catástrofes naturales, que dejó –literalmente- al país en ruinas. A las pocas horas del terremoto, el caos y el desorden apareció de manera exponencial entre la población. Las instituciones encargadas de contrarrestar ésta misma contingencia, incluyendo el gobierno, quedaron rebasadas y desparecidas porque simplemente no existieron los medios básicos para lograrlo. Y hoy la isla haitiana es simplemente un “Estado fallido”.   

En pleno año 2010, sigue la concepción de que la política, economía estable y medios de atención social adecuados son un lujo en las distintas naciones del mundo, lo cual es una afirmación absurda. Sin embargo, algunos países, por supuesto de primer mundo, saben que las bases del desarrollo son totalmente lo contrario. Los dirigentes de Haití fueron partidarios del primer grupo, y eso es bastante evidente.

Se puede conjeturar, que el país caribeño está en medio de una crisis política, económica y social, a consecuencia de una clase política rapaz que buscó el beneficio propio y una economía débil al servicio de los grandes. Es decir, un país en el que sus dirigentes nunca observaron los intereses y prioridades generales. Ingredientes clave, sin duda, para que exista el caos.

La naturaleza, lamentablemente, puso a prueba un país muy pobre y deficiente, donde culpar al pueblo haitiano sería totalmente injusto. Pero si hubiesen existido los medios adecuados de asistencia por parte del Estado, no estaríamos viendo las imágenes tan terribles de heridos en las calles, de hospitales ambulantes, de saqueo y violencia, por un trozo de comida.

Por otra parte, esperemos que la ayuda por parte de las distintas naciones, llegue a manos de los ciudadanos más afectados y pueda aminorar los efectos que el terremoto ha dejado. Sería una lástima si ocurriese lo contrario. No obstante, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) debe trabajar, poner orden y tranquilidad en Haití para evitar un problema social de mayor gravedad.

No me queda más que decir, que ojalá Haití encuentre la vía más adecuada para superar esta crisis tan terrible, que volcó toda la atención del mundo en la isla caribeña.

Sólo por recordar

Hace algunas semanas, debido a la aprobación de los polémicos “matrimonios gay” en el Distrito Federal, la Iglesia Católica de México emitió declaraciones fuertes en su diario informativo “Desde la fe”. Advirtió a la sociedad que se abstuviera de votar por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) porque sus políticas atentaban contra la institución familiar.

La Iglesia Católica es libre de opinar sobre cualquier hecho, sea la postura que sea, está en su derecho. Sin embargo, se debe tener cuidado cuando sus declaraciones interfieren en cuestiones político electorales y de Estado, en este caso el mexicano. Llamar a no votar por un partido es algo que no se debe permitir. Nuestro sistema es laico y se deben respetar las leyes constitucionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: