México: Un paso atrás en el acceso a Internet


Por Francisco Javier Montaño

El martes 26 de enero de 2010, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) publicó la convocatoria para la licitación de tres cables de fibra óptica propiedad de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Tales cables corresponden a tres rutas trazadas de antemano por la SCT: La ruta Centro, con una longitud de 6 mil 304 kilómetros, la ruta del Golfo, con 6 mil 634 km y la ruta Pacífico, con 8 mil 270 km.

En lo que será un negocio millonario, el ganador de la licitación podrá ofrecer servicios de Triple Play (telefonía, televisión e internet) a gran parte de la población mexicana, puesto que los tres cables cruzan el país de norte a sur. Con el lanzamiento de esta licitación, el gobierno mexicano da, una vez más, su beneplácito a un neoliberalismo voraz que no tiene en cuenta los servicios que los ciudadanos necesitan sino los que pueden comprar.

La extensión de las tres rutas de fibra óptica tiene un total de 21, 208 km

La extensión de las tres rutas de fibra óptica tiene un total de 21, 208 km

Ya salió el peine

Dicha licitación para operar redes de fibra óptica trae a colación uno de los argumentos esgrimidos por el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) hace algunos meses, cuando el gobierno de Felipe Calderón decretó la extinción de Luz y Fuerza del Centro (LFC). Los electricistas declararon que, al momento de su desaparición, LFC contaba con mil 100 kilómetros de fibra óptica con los que podrían prestar servicios de Triple Play a sus usuarios (sólo los del centro del país). Sin embargo, según los electricistas, el gobierno federal tenía planeado otorgar la concesión de esa red de fibra óptica a WL Comunicaciones, empresa española de la que Fernando Canales Clariond y Ernesto Martens, ex secretarios de Energía en el gobierno de Fox,  son socios.

Dado el carácter estatal de LFC, si la compañía hubiera participado en el sector telecomunicaciones, sus tarifas habrían sido mucho más bajas que las de Telmex, Cablevisión o MVS. La inclusión de un organismo estatal en uno de los negocios más redituables en la actualidad como es el de la fibra óptica, habría provocado una mayor competencia en un sector que, históricamente, ha permitido a empresarios mexicanos encumbrarse como los hombres más ricos del planeta (todos sabemos a quién me refiero).

Aún cuando LFC sólo habría prestado sus servicios de Triple Play en el centro del país, los concesionarios de las redes de fibra óptica, entre ellos los futuros ganadores de la licitación recién lanzada por la SCT, se verían obligados a mejorar sus servicios, bajar sus tarifas y con ello propiciar que más personas tuvieran acceso a un internet con mayor velocidad de conexión. En otras palabras, democratizar el uso de internet.

Sin embargo, Luz y Fuerza del Centro desapareció y la licitación de los tres cables de fibra óptica lanzada por el gobierno hace unos días, se llevará a cabo bajo los mismos esquemas privatizadores, monopólicos y por tanto desiguales que hacen del internet en México un lujo necesario, una herramienta que es cada vez más indispensable para los ciudadanos pero a la que, desafortunadamente, pocos pueden acceder.

Mientras tanto, en alguna otra parte del mundo…

Por otro lado, el mismo 26 de Enero, la BBC de Londres informaba que el gobierno finlandés ha lanzado una iniciativa para reglamentar el acceso a internet como derecho constitucional en el país nórdico, tal iniciativa se centra en que el Estado sea responsable de proporcionar acceso a internet a todos los finlandeses.

Pero eso no es lo más impresionante: Uno de los objetivos a corto plazo del gobierno finlandés es que, para junio del 2011, todos sus ciudadanos puedan gozar de una conexión de 1 Mb. Pero la meta final es que, para 2015, todos los finlandeses se encuentren navegando a una velocidad de 100 Mb. Todo lo anterior no impedirá que las compañías finlandesas sigan ofreciendo servicios de Internet, sino sólo provocará que los servicios mejoren y el mercado se democratice.

Mientras en México nos preocupamos por elegir al empresario que hará el negocio de su vida y que nos venderá el servicio de internet al precio que él desee gracias a la adquisición de por lo menos un cable de fibra óptica, en otras latitudes la preocupación se centra en democratizar el acceso a un medio de comunicación casi indispensable.

Habrá que ver a qué velocidad podemos navegar nosotros dentro de cinco años, con un mercado de las telecomunicaciones tan monopolizado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: