¡Phoenix se lució!


Por Lucy

A la voz de “te vendo, te compró tu boleto” desde algunas cuadras atrás, junto con el tráfico en las calles ocasionado por buscar un lugar para estacionarse, y las llamadas telefónicas de los chicos y chicas para encontrarse con sus amigos, el 5 de febrero, el José Cuervo Salón dio lugar a la presentación del nuevo disco de la banda francesa Phoenix, “Wolfang Amadeus Phoenix”.Aunque a una hora de la presentación, el salón no se encontraba a reventar, las ansias no se hacían esperar y las personas que podían se colaban a un mejor lugar para poder disfrutar la presentación. A las diez de la noche, la hora prometida, los ánimos estaban calientes, los empujones, gritos y chiflidos dominaban el lugar, pero no fue sino hasta diez minutos después que la banda francesa hizo su aparición.

Con una manta blanca que los cubría, “Lisztomania” retumbó en el salón, donde todas las personas cantaron a ton y son; cuando la manta cayó, la locura se dio entre todo el público. Éxitos pasados de Phoenix, como “Run Run Run”, “Too Young” y “Funky Squaredance”, acompañaron a la más reciente producción de la banda francesa.

Después de trece canciones, Phoenix amenazaba con despedirse del público mexicano, y cuando dejaron el escenario, la bulla desesperada que gritaba su nombre con gran energía, hizo volver al escenario a Thomas (vocalista) y Christian (guitarrista) para cantar “Everything is Everything” y “Love For Granted” en versión acústica.

Thomas invitó al público a traer con gritos y aplausos al resto de la banda para tocar “Playground Love” (cover de Air), el cual fue seguido por el sencillo que los mandó al estrellato, “If I Ever Feel Better”, del cual Thomas dejó al público cantar el coro. Para cerrar el concierto, Phoenix tocó “1901”, momento en el que todo el público del salón se desvivió. La canción se alargó para dar paso a que Thomas subiera al segundo piso del salón y se lanzará a la pista, donde todo el público lo recibió y lo ayudó a llegar al escenario.

Cuando Thomas estuvo de nuevo arriba, Phoenix permitió que parte del público subiera con ellos. Los afortunados frenéticos, los abrazaban, besaban y se tomaban fotos para recordar el honor de compartir el espacio con tan gran banda. Con una enorme sonrisa, Phoenix agradeció la presencia del público mexicano por compartir esa noche con ellos. Y desaparecieron del escenario.

Mientras parte del público posaba para las fotos que el equipo de Phoenix tomaba y el resto pedía a gritos baquetas, playeras o hasta un pañuelo que algún integrante de la banda hubiera tocado, la sonrisa de toda la gente que se encontraba dentro del recinto se hizo notar: esa noche sería inolvidable para todas aquellas personas que tuvieron el privilegio de escuchar, cantar, saltar y sudar junto a Phoenix.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: