Del aficionado y el amor al deporte


Por Jorge Luis Cortina

Hincha, fanático, seguidor, entusiasta o aficionado representan sinónimos que nos funcionan para designar a un mismo sujeto. Éste, generalmente, refiere a un personaje que se desvive y extasía gracias a noventa minutos de futbol, un deporte que algunos ven como un negocio impuro, corrupto y plagado de diversos intereses turbios. No obstante, el aficionado, algunas veces consciente de dicha realidad, rara vez considera en este argumento una atenuante para su fanatismo por el futbol, ya que ello nunca le impide seguir a su equipo a través de la televisión o mediante su presencia en las gradas del estadio.

México, al igual que una gran parte de los países de Latinoamérica, explica su realidad colectiva y su entretenimiento a partir de dos actividades generales: 1) Las telenovelas y 2) El futbol. Éste, inculcado desde la niñez por los padres, tíos o abuelos, permanece como un fenómeno social de grandes magnitudes. Así, junto con factores como la transmisión y saturación de contenidos futbolísticos en diversos medios de comunicación, se observa que este deporte ha terminado por colmar casi la totalidad de tiempo destinado al ocio del individuo de la modernidad.

Ahora bien, también habrá que destacar que lo anterior, en un sinnúmero de casos, termina por converger en un efecto muy particular del deporte: el poder ir más allá de los noventa minutos representados dentro del terreno de juego. Así, en palabras de Juan Villoro: “El juego sucede dos veces, en la cancha y en la mente del público”.

Mediante esta afirmación se comprende que el balompié es susceptible de una transformación continua en el imaginario colectivo. La influencia entre deporte y medios de comunicación se imbrica y yuxtapone en un fenómeno que desemboca en aquello que algunos llaman fanatismo o apasionamiento. Es entonces cuando algo que a priori se presenta como un simpe juego se convierte en una forma de vida.

Así, por ejemplo, el aficionado de futbol abandona el ‘yo’ a favor de una transformación hacia el ‘nosotros’. Acorde con Eduardo Galeano, el hincha rara vez habla del club de sus amores como algo suyo, es decir, como su club. Más bien, señala a los demás el día de partido a partir de un simple “hoy jugamos contra…”. En este punto, el aficionado deja de ser uno solo y se conforma en un nuevo ente, publicitado en los actuales medios de comunicación como el jugador número doce.

Aquí, el estadio se convierte en una especie de templo sagrado en el cual los fieles aficionados al equipo de casa –y en el mejor de los casos, uno que otro hincha del club visitante– se reúnen para contemplar el fenómeno representado por el deporte. Esta quimera de la guerra de facciones es responsable de alejarlos, aunque sea una vez por semana, de su hogar y su rutina, del estrés y el enojo que representa en la mayoría la incomodidad de la vida moderna.

Por ello, al terminar el juego el fanático celebra la victoria de los suyos, o bien, condena las acciones que los llevaron a sufrir una derrota. En este punto, de nueva cuenta Galeano reflexiona: “El estadio se queda solo y también el hincha regresa a su soledad, [el] yo que ha sido nosotros: el hincha se aleja, se dispersa, se pierde, y el domingo es melancólico como un miércoles de cenizas después de la muerte del carnaval”.

Sin embargo, cada ocho días –a veces menos– el futbol da revanchas y permite que el aficionado vuelva a las gradas o al televisor, esperando ver recompensada su fidelidad con una victoria de su club, de sus muchachos, de todos aquellos por los que se desvive y en quienes invierte su tiempo libre, lejos del trabajo y las responsabilidades de la vida diaria.

Anuncios
Comments
3 Responses to “Del aficionado y el amor al deporte”
  1. Hola Jorge me encantó tu texto. Hay una cosa con la que no concuerdo con Galeano: el “su” es una palabra habitual para describir el idilio hincha-club de fútbol. Es decir, cuando México gana no dicen “ganaron” o “ganó México”, siempre es “ganamoS”. ¿Curioso no? Da para pensar e, inclusive, analizarlo con la Teoría de la enunciación de Émile Benveniste… Saludos, excelente trabajo.

  2. Pamela Güémez Garifalou dice:

    Me encanto el texto, muestra una realidad existente desde como las familias y medios de comunicación hacen al aficionado realidad…creo que además de ser un deporte, es parte de nuestra cultura y de nuestras costumbres como mexicanos, ya que la mayoria de la población es aficionada a este deporte y entregan parte de su vida como lo comentas para salir de la rutina, a este deporte que los envuelve y nos conforma como parte de la identidad mexicana.

  3. Eduardo Jurado(Coach) dice:

    Que onda weah la verdad muy buen texto; el futbol como varias veces lo comentamos es el deporte mas visto y hermoso del mundo y pesar de ser de distintos equipos tenemos algo en comun que es la pasión por el balompie e identificarnos con algún club, pero esto muchas veces puede llegar a tal magnitud que las pasiones se pueden convertir en otros sentiemientos que llegan a afectar a terceras personas y perder el encanto del futbol; en esto tienen que ver los medios masivos de comunicación ya que hacen comentarios de los equipos que puedan llegar a ser por el mismo fanatismo ofensivos y doler de manera muy marcada y convertir una rivalidad en un odio inecesario. Pero pienso que hasta que el hincha, aficionado o seguidor no separe la pasión del futbol del odio o rencor seguiran habiendo accidentes en los estadios y en la afueras.
    Espero me sigas mandando textos y estemos en contacto para comentar temas de interes.
    Un gran saludo.
    P.D. YO SEGUIRE FIEL A LOS SUPER ROJINEGROS DEL ATLAS, A LOS MERENGUES DEL REAL, A LOS DEVILS DE MAN.U Y A LA JUVE HASTA EL FINAL DE MI LARGA VIDA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: