¿De niño nunca se le ocurrió ser como el cura de su colonia?


Por: Tomm-Aso Campa

Tomm regresa de la escuela y se dispone a realizar rápidamente sus tareas del trabajo, pero el clima ha sido frío, por lo que prefiere sentarse en un sillón a tomar un café bien calientito, ah… y también a leer, el periódico, pues Aso se siente desconectado del mundo, se siente angustiado cuando pasa un día y sus dedos no se llenaron de tinta barata de algún diario de “circulación nacional”.

Campa hojea el periódico, pero al llegar a la página 3, se encuentra con una pequeña sorpresa… “Benedicto será demandado en E.E.UU., por proteger a pederastas”, esto sorprende a Tomm, pues según recuerda nunca un Papa había sido demandado, y después de un análisis crítico, rigoroso, pero sobre todo histórico, se dice: pues ya era hora, ¿no?. Pero, un momento… ahora Aso reflexiona en lo mal que la pasará el cristiano (valga la paradoja) que se atreverá a hacer esto, pobres de sus hijos (y sobrinos y toda la chiquillada que lo rodea), sólo espero que no se le ocurra olvidarlos en misa.

Aso, continúa su lectura, pero, ¡zas!, al bajar la mirada lee, con cuidado: “El Papa no será juzgado, pues como jefe de estado tiene fuero político”, en realidad Campa lee: “Que se joda el gringuito ese, porque no me va a hacer nada: Benedicto (música tétrica y risas de Santa Claus ronco)”. Para Tomm, esto no es extraño pues sabe que siempre que un solo individuo quiere generar un cambio en la humanidad, termina perdiendo, remember El Quijote.

Y mientras le da a un sorbo a su café que ya se ha tornado frío, se deja llevar por una fuerza centrífuga cognitiva que regularmente lo hace filosofar y después de ese trance de devenir-no devenir mental, llega a la conclusión implacable: “¡Qué hijos de la chingada!, a mi abuela casi la convencen de que Tomm, a los cuatro años, era capaz de entender teología en la casa del cura”.

Por eso, Tomm-Aso le pregunta a usté, ¿nunca le pasó por la cabeza ser como el cura, el sacerdote, el obispo o como el mismísimo Papa?, ¿nunca se preguntó por qué siempre los niños que iban a la casa del religioso, regresaban frustrados por no haber encontrado a Dios en ninguna parte? Ahora bien, (Tomm arroja su sonrisa debajo del sillón) ¿está dispuesto a dejar a sus niños o infantes cercanos a usted en manos de esos monstruos pederastas? Que por cierto, no sufren una crisis de credibilidad, según San (jiji) Noberto Rivera.

En corto: el día 13 se cumple un año más del “no pasarán” en Venezuela. Y Tomm dice: “y que ni lo vuelvan a intentar, inches ilusos”…

Tomm se va a trabajar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: