¿Fue tan mala como parece la imposición de la CONCACAF?


por Jorge Luis Cortina

Por fin es seguro que la selección nacional de futbol participe en la próxima edición de la Copa América, el torneo de selecciones nacionales más antiguo del mundo. Sin embargo, la condicionante impuesta por la Confederación de Fútbol Asociación de Norte, Centroamérica y el Caribe (CONCACAF), no pareció agradar a muchos, puesto que se aceptó la participación del tricolor siempre y cuando asista a la justa con un equipo compuesto por seis jugadores menores de 23 años, completados por cinco futbolistas sin restricciones de edad.

Así, a pesar de la posibilidad por incluir refuerzos a esta selección, similar en límite de edad a la utilizada dentro de las competiciones olímpicas, la decisión de la alta dirigencia de la CONCACAF es considerada por muchos como un retroceso, e incluso, como una seria amenaza al desarrollo deportivo del futbol mexicano. No obstante, ¿es en realidad tan mala como parece esta imposición?

En primer lugar, debe considerarse por separado la cuestión referente a la exigencia derivada de CONCACAF de las repercusiones deportivas, ya que el factor directivo, en esta ocasión, parece haber fallado en favor del mejor de los escenarios posibles. La generalidad del periodismo deportivo nacional considera como “muy importante” que la selección mexicana continúe participando en este tipo de eventos. Ahora bien, dentro de los mismos, el ruido que causa esta decisión se concentra, ante todo, en la imposibilidad de asistir con el equipo completo.

Se argumenta, entre muchas cosas que, desde ahora, la Federación Mexicana de Futbol está obligada a observar esta arena como un evento preparatorio, concentrándose así en mantener su dominio dentro del torneo de su confederación, la Copa Oro. Empero, dicha preparación, por primera vez en mucho tiempo, se verá centralizada en las nuevas generaciones, dentro de las cuales se podrán encontrar elementos que permitan engrosar y reforzar la plantilla titular del tricolor.

Qué mejor escenario para la sangre nueva que aquel que les permita foguearse ante selecciones de la talla de Brasil, Argentina, Paraguay y Chile, ante escenarios adversos, aunque lejos de la hostilidad que presentan las siempre difíciles visitas a territorios como San Pedro Sula, Honduras, o bien, como San José de Costa Rica. Por ello, la decisión de la CONCACAF parece, sobre todo en este aspecto, beneficiar a los jóvenes incorporados al cuadro tricolor, los cuales podrán prepararse seriamente para enfrentar compromisos tales como las eliminatorias mundialistas subsecuentes.

De este modo, deberá tenerse claro que los resultados de este proceso no se verán al corto plazo. Sin embargo, parece que esta decisión, tarde o temprano, puede cosechar mayores beneficios que perjuicios al futbol mexicano. La afición, siempre ávida de figuras a las cuales consagrar su veneración y esperanzas, puede también ser recompensada mediante esta medida.

La reciente nota referente a la llegada de Javier “Chicharito” Hernández al Manchester United puede sustentar todo lo anterior. Así, la participación de una selección sub-23 puede generar en el futuro próximo a uno, dos o diez nuevos “Chicharitos”, los cuales, tal vez, serán capaces de brindar a la fanaticada los triunfos con los cuales ha soñado durante toda su vida.

Así pues, el tiempo será el que, finalmente, dicte sentencia con respecto a la sensatez o canallada que la CONCACAF ha concluido durante los primeros días de abril de 2010 sobre este asunto. Por ello, todo lo anterior debe verse como una posibilidad que, si bien optimista, no deja de reflejar algo que parece, gracias a los sucesos más recientes, la antesala a un crecimiento palpable y sostenible del futbol, deporte nacional, diversión y delirio de la inmensa mayoría de la población mexicana.

Anuncios
Comments
One Response to “¿Fue tan mala como parece la imposición de la CONCACAF?”
  1. Poe dice:

    De acuerdo contigo L. Cortina, me parece mediocre que los directivos rechacen la medida cuando ayudará al desarrollo de nuestro fútbol. ¿O será que les afecta a sus bolsillos debido a que es menos factible que un joven -a excepción de Chicharito- venda más camisas en comparación con figuras consolidadas?

    Por otro lado, espero que la necesidad de juventud en las filas del tricolor, permita mayor juego de actores jóvenes dentro del terreno de juego en la liga nacional .

    Excelente artículo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: