El “otro” 30 de abril


Por Ana Patricia Arroyo

En un marco de violencia, narcotráfico, inseguridad, huelgas de hambre y un amplio etcétera de problemáticas sociales, el próximo viernes habrá un motivo de celebración para nuestro país: el 30 de abril día del niño, pero ¿por qué arruinar tal fecha con reflexiones “adultas” en lugar de dejarnos llevar por la inercia del festejo? Simplemente porque las contradicciones del modelo neoliberal no respetan si somos niños o adultos; nos ‘pegan’ por igual.

Esta premisa se entiende desde el campo económico-laboral, donde según el INEGI en 2009, 3.6 millones de niños -con edades entre cinco y diecisiete años- realizaron una actividad económica de subsistencia (principalmente en zonas rurales) que llevaba al 41.5% a no asistir a la escuela. Además del total de niños ocupados, 51.3% eran trabajadores remunerados y el otro 45.2% no obtenían ningún pago, pese a que los principales sectores laborales en los que se desempeñaban eran comercio y servicios 49%, actividades agropecuarias 29% e industria manufacturera y de construcción 20.1%.

Lo anterior resulta paradójico si lo contrastamos con la esencia de lo que proclama el día del niño, cuyos principios se remontan a la resolución 641 del 20 de noviembre de 1952 de la Asamblea General de Naciones Unidas que en coordinación con la UNICEF crearon una Declaración de los Derechos del Niño, sugiriendo que cada país adecuaría una fecha especial para celebrar los derechos de los niños y mantenerlos en práctica, en este sentido, para el caso de México ¿dónde quedó la promoción de los derechos infantiles y la prevención hacia la vulnerabilidad de todos los niños y las niñas? Si además de la explotación laboral que se vive en nuestro país, para 2006 hubo 22,437 casos de maltrato infantil.

Este tipo de datos, nos lleva a reflexionar que mientras el gobierno está gastando millones de pesos por los festejos del bicentenario (como el desfile Los Niños del Bicentenario del domingo 25 de abril) hay necesidades latentes no atendidas en grandes sectores de la sociedad que generan riesgos para la infancia como: inseguridad alimentaria, abandono escolar por falta de oportunidades, violencia, discriminación, explotación, desigualdad de género, etc.

Ante todo esto, ¿cuál podría ser la connotación del 30 abril? ¿Mercadotecnia? ¿Indiferencia social? ¿Paliativo? Finalmente, no se trata de “arruinar” con reflexiones “adultas” el día del niño (y las niñas); sino de vincularnos con una problemática que trasciende fronteras, donde la infancia mexicana y en general la de todo el mundo, representa un sector vulnerable a los ataques del sistema capitalista y por tanto la solución no está dada en el precio de un regalo sino en la base de una educación más consciente… más libre.

Pues, justamente reflexionar sobre este tipo de cuestiones “adultas” -que parecieran superficiales- nos invitan a recuperar la genialidad de la niñez, pues, pareciera que asumirse como adultos es sinónimo de obviar y dejar de lado aquellos pequeños detalles que nos maravillaron, sorprendieron y exaltaron al descubrir el mundo como cuando éramos pequeños.

Anuncios
Comments
One Response to “El “otro” 30 de abril”
  1. Poe dice:

    4 asuntos:

    -La educación como la base del cambio social.
    -Sorprenderse y sorprenderse (como cuando se es niño).
    -Promover cambios que empiecen desde nuestro propio hogar.
    -En El Universal salió una encuesta en donde el 75 porciento de los niños creen que su futuro será bueno.
    ¿Nosotros qué pensamos? Jóvenes, adultos, ancianos, tan trastornados, tan caídos en el desánimo y la desesperanza.

    Excelente artículo. Conmovido y removido por tus palabras me retiro por este día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: