90 minutos con Juan Villoro


Por Luis Lozano

En 1998, un queso de bola llegó a sus manos como reflejo de una de sus más grandes pasiones: el futbol. El Mundial de Francia estaba a la vuelta de la esquina y permanecer en la oficina era semejante a no estar convocado: de cualquier manera, el torneo se vería desde lejos. Fue entonces que solicitó viajar a su segunda Copa del Mundo.

Autor de crónicas y ensayos acerca del juego de las patadas, escritor y aficionado profesional, con su obra nos ha recordado que el futbol es la prueba irrefutable de que todos llevamos un niño dentro, y que la pasión por un equipo es quizá la más fuerte de todas, la única que “no se puede cambiar”.

Presente también en Italia 90 y Alemania 2006, Juan Villoro da sus pronósticos para la próxima justa mundialista: “los favoritos tienen que ser España, Brasil, Argentina, Inglaterra y Alemania. De esos cinco, a mí me gustaría mucho que fuera el Mundial de Messi, y creo que es claramente el mejor jugador del mundo”.

Sin embargo, no se puede descartar a una de las selecciones más grandes de la historia: “El caso de Alemania es curioso porque no es un equipo de grandes figuras, pero es un equipo de extraordinaria personalidad, muy conjuntado, y que viene de alimentarse de un dolor —esto a los alemanes les ayuda mucho—, que es el suicidio de su portero. Yo creo que Alemania no se está considerando mucho porque no es una selección de marketing, pero ya el Bayern (Munich) está en la final (de la Champions League) jugando con casi puros alemanes. Es de los pocos equipos de Europa que tienen casi un perfil canterano, como el Barcelona”, señala Villoro, ganador del premio Manuel Vázquez Montalbán de periodismo deportivo, que otorga el Colegio de Periodistas de Catalunya.

En contraparte, el escritor añade: “Yo eliminaría a Brasil y a Inglaterra de los favoritos, pero lo son también. A Brasil porque creo que tiene grandes individualidades que no llegan en su mejor momento, y a Inglaterra porque dependen más del entrenador que de sí mismos”.

En cuanto a las posibilidades de México en el Mundial, Juan Villoro es sincero y sin pretensiones: “No creo que haya ningún dato concreto que permita suponer que estamos mejor preparados para Sudáfrica que lo que estábamos en otras ocasiones. Yo creo que ha habido una regularidad de la Selección Mexicana en los últimos Mundiales y creo que tenemos todo para pasar a la siguiente ronda y quedarnos ahí. No veo la posibilidad de llegar a un quinto partido, no lo veo definitivamente”, sentencia el escritor nacido en la capital mexicana.

Al respecto, explica: “Veo muy difícil que le ganemos después a Argentina o a Nigeria, que nos podrían tocar. (El argentino) es un futbol muy superior al nuestro, estamos hablando de un grandísimo país en este sentido; además, estoy seguro de que Argentina no ha mostrado ni la mitad de las cosas que tiene y que va a mostrar en el Mundial. No hay un solo defensa, bueno, no hay tres defensas que puedan detener a Messi juntos. No se puede. La superioridad es avasallante”.

Sin afán de decepcionar a nadie, el sueño mexicano parece no tener fundamentos. Es sólo parte de la naturaleza nacional. A decir del autor de Dios es Redondo, ensayo sobre futbol, “México ha sembrado esperanzas porque es consustancial a la identidad del mexicano creer en cosas imposibles. Nosotros preferimos la ilusión a la realidad, es una de las características del mexicano y esto no nos va a cambiar”.

“Estancia en el purgatorio”

El 9 de mayo de 2009 ocurrió un hecho inédito hasta entonces en la historia del futbol mexicano: Necaxa estaría por vez primera en una división de ascenso, luego de más de 85 años de existencia discontinua en la primera división nacional.

Uno de sus aficionados, quien considera a su equipo propio de “las minorías ilustradas”, confiesa sus sentimientos al respecto de un tema, en términos futbolísticos, tan delicado: “El Necaxa es una esperanza. Ojalá regrese a primera división. Es la tortura de la esperanza. Aunque para nosotros los necaxistas, fue mucho más grave el traslado a Aguascalientes que el descenso. Porque el traslado a Aguascalientes nos robó un equipo, por razones políticas y comerciales, por lo que se decide todo en el futbol mexicano. Entonces se fue a Aguascalientes y ese golpe para nosotros fue más fuerte, porque está demasiado lejos”.

Sin embargo, el también autor de Los once de la tribu considera que “Es un castigo merecido por haber jugado tan mal. Lo difícil es soportar una directiva a la que no le interesa la afición, es un equipo muy manipulado: era el equipo de los electricistas, luego era un equipo independiente; y después, el hecho de que pertenezca a un consorcio que tiene tres equipos, pues está en contra de las disposiciones de la FIFA”.

“Pero ahí sigue: hay un subterfugio jurídico, la FIFA sólo actúa si la mayoría de los presidentes de clubes de una federación se quejan de esa circunstancia, entonces si la mayoría de los presidentes se quejaran de que Televisa tiene tres equipos, la FIFA actuaría; pero no se quejan porque Televisa tiene la televisión. Está contra la ley de FIFA pero no hay manera de protestar en un país donde nadie se atreve a protestar”, señala Villoro, algo inconforme por la situación que vive su equipo, que ahora se encuentra en el exilio: “ha sido como una estancia en Siberia”.

El verdadero premio del juego

Luego de la final del Apertura 2007 en Cancún, un niño se hizo famoso en la red por un video donde maldecía a  los Pumas, su equipo, entonces subcampeón. Las lágrimas del pequeño fueron capaces de conmover hasta a los más reacios a la afición por el futbol. Lo que para algunos es sólo un juego e incluso algo insignificante, entonces había provocado el incontrolable llanto de un pequeño.

El objetivo de un equipo del futbol va más allá de los trofeos. Empero, los directivos casi siempre lo olvidan: “el futbol mexicano es un desastre que da muchísimo dinero. ¿Para qué hacerlo bueno si la gente que quiere ganar mucho dinero gana tanto? El futbol mexicano es de los que más dinero da en el mundo, la Selección tan solo es la cuarta que más dinero da en el mundo. ¿Para qué quieres que llegue al quinto partido si es la cuarta selección que dinero produce? ¿Para qué esforzarse? La selección mexicana y los equipos están rodeados de enormes negocios”, destaca Villoro, en clara oposición a esta idea.

Ante un panorama tan desolador como este, no todo está perdido. Según propone Villoro, “en México acercarse al negocio del futbol da muchísimo, entonces los que no nos acercamos es porque somos tontos o porque creemos que el futbol es otra cosa. La salvación del futbol está en convertir la pasión en una forma de la eficiencia deportiva, o sea que la pasión de la gente se transforme en un club rentable, que gane títulos, que tenga cantera, un juego de conjunto, que pueda contratar un jugador importante y que se mida con otros, esa es la salvación del futbol”.

A semejanza del mundo, el balón parece girar cada día más por los puntapiés de la economía sobre un campo de billetes, y no sobre un terreno cubierto de pasto. A pesar de ello, Juan Villoro se mantiene optimista: “el futbol tiene anticuerpos contra el materialismo. Al futbol se puede tratar de comprarlo y se puede distorsionar mucho. Tenemos el ejemplo del Real Madrid, un equipo que se mueve por la chequera y nada más, y que renunció a su propia cantera, renunció a su propia ideología para comprar jugadores de primera fila y ganar todos los títulos. Yo no creo en esto y el Lyon, que es un equipo mucho más barato, los eliminó de la Champions, y el Alcorcón, que es un equipo de tercera (división) los eliminó de la Copa del Rey”.

Una prueba de la resistencia del balón al embate monetario está en la liga española: “Lo mejor que se puede decir del Barça de Guardiola es que disputó la final de la Champions con ocho jugadores de la cantera. Esta fábrica de jugadores es mucho más valiosa que todos los títulos. Y eso se ha olvidado en México por completo. ¿Hace cuánto que no vemos debutar un novato? En el Barcelona, Pedro tiene sentado a Henry y Piqué tristemente sentó a Rafa Márquez, ni modo. Rafa Márquez costaba 24 millones de Euros, que es mucho, y Piqué no valía nada pero jugaba mejor” agrega el escritor y periodista, respecto de la fuerza del futbol, un juego indomable por los billetes.

Y es que, según Juan Villoro, en este juego hay dos elementos imprescindibles: “El futbol es siempre juego de conjunto y el futbol está abierto a la sorpresa”.

Anuncios
Comments
2 Responses to “90 minutos con Juan Villoro”
  1. Poe dice:

    No podíamos esperar menos del señor Villoro, (agradezco al periodista que realizó tan senda entrevista.)

    En cuanto a la visión de la selección puedo mencionar (en concordancia con Villoro) que su mal accionar -visto en los partidos de preparación- no le permitirán llegar a cuartos; lo que me enfada es que a través de el manejo mercadotécnico de ésta “no pase otra cosa” y se haga lo que quiera con la población. Prerrogativas y más prerrogativas políticas.

    Esto no niega la diversión que el fútbol nos da, ni impide que los aficionados nos ilusionemos cuando nuestro equipo gana. Me parece que una de las características más lindas de nuestra irregular liga mexicana es que… En un torneo Indios vaya a la liguilla y al otro descienda. En contra de la tradición musulmana “NADA ESTÁ ESCRITO”ª.

    No hay regularidades. Vivimos de irregularidades y de efímeras alegrías. Por un gol los hinchas dejan todo. ¿o debo decir dejamos?

  2. Luis Fernando, en cada número de contratiempo sigues sorprendiendo a los lectores.
    A reserva de un comentario en forma, como anticipo un agradecimiento por lo que estás haciendo.
    Un abrazo

    Juan Manuel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: