Gustavo de la Vega: recuerdos de una gran historia


Por Josué Lugo Sánchez

Tres ex alumnos del profesor De la Vega Shiota externan sus opiniones acerca de su labor como profesor y asesor de tesis. Pero sobre todo, muestran al hombre que se esconde tras la investigación y las aulas de clase; presentan al consejero, amigo y bromista Gustavo.  

Luis Jaime Estrada

Profesor en la FCPyS

Ejemplo de compromiso, trabajo, dedicación, investigación y honestidad. “Es un profesor reconocido por los estudiantes y autoridades. Esa combinación es difícil de conseguir. Sin lugar a dudas ha sido uno de los grandes profesores que ha tenido la facultad” reconoce Luis Jaime Estrada, profesor adjunto del maestro De la Vega Shiota en el actual ciclo escolar.

El profesor De la Vega, “así como es serio en sus clases, también es muy relajiento, le encanta convivir, hacer chistes, compartir sus experiencias, es muy buen consejero, pasan y pasan los años y él puede guiar, ayudar. Cuando pones empeño  te procura. Es un profesor, literalmente, de tiempo completo.”, según menciona el también consejero estudiantil.

Contratiempo (C) ¿Cuál es tu mayor recuerdo como alumno del profesor De la Vega?

Como alumno lo que más recuerdo son sus prácticas de campo, él siempre ha peleado por ellas. Muchas personas las han querido abolir, pero el profesor siempre ha estado al pie del cañón por mantenerlas. Quienes hemos ido a una práctica de campo con el profesor sabemos de su importancia, nunca se nos olvida. Realmente se trabaja,  se hace investigación previa, se investiga y por supuesto, hay espacio para la recreación.

(C) ¿Y como asesor de tesis?

Recuerdo que en sus primeras clases dijo: yo no dirijo, sólo asesoro; tú caminas y yo sólo te puedo decir para allá, para acá, vas mal. Sólo recomienda, no te impone las cosas.

De acuerdo con Luis Jaime, después de las práctica de campo, la mayor pasión del profesor De la Vega, es que los estudiantes se titulen, “por eso seguirá dando seminario de titulación. No encuentra sentido si no hay práctica de campo encaminada a la titulación.”, indica.

(C) ¿Su mayor cualidad?

Es una persona que sabe escuchar. Siempre deja que tú opines, después habla él.  Es un profesor con muchas aristas, en cualquiera de ellas, refleja que es una gran persona, un gran ser humano. Es un profesor respetable. Pasan las generaciones y jamás pueden olvidarse de sus clases.

Mario Zaragoza

Investigador y profesor de Ciencias de la Comunicación en la FCPyS

“Lo que puedo decir es poco para todo lo que ha dado a la Facultad y a la carrera de Ciencias de la Comunicación. Gustavo es un pilar para la investigación” aduce Mario Zaragoza.

Foto: del blog "Gustavo De la Vega"

(C) ¿Cuáles son las mayores cualidades del profesor De la Vega Shiota?

Es un profesor que se destaca por su forma de llevar las clases. Sus enseñanzas te permiten una formación seria, con mucho rigor ideológico en tu trabajo. Con mucha seguridad afirma: “Es una persona muy comprometida con la academia.”

Zaragoza profiere: “tengo la fortuna de tutear a Gustavo, es una gran persona, se permite ser amigo de sus alumnos. Como amigo es incondicional. Puedes confiar en él porque él confía en ti”.

(C) ¿Qué legado deja?

La formación social y humanística en las aulas de clases es uno de sus grandes legados. Su perseverancia, su fortaleza; pero sobre todo, hacer de la investigación una forma de vida, compartir el conocimiento, porque si se estanca no es nada. Hacer eso por 50 años, se escuchará cursi, pero es algo a lo que varios aspiramos a hacer, con esa jovialidad, esmero y talento. Gustavo es un gran profesor, y sobre todo es un gran amigo.

Yessica Rosales.
Ex alumna del profesor De la Vega Shiota

“Maestro… Mente sabia con una noble labor: compartir con nosotros, sus alumnos, aquellos conocimientos que cimientan una vida digna, profesional, ética y humanitaria para ser mejores personas y por ende, mejores como sociedad.
No hay otra mejor forma de agradecer que compartir su legado a futuras generaciones… de ahí radica la huella que usted deja a la eternidad.”
Yessica Rosales dice que el profesor Gustavo de la Vega Shiota ha sido el que más huella ha dejado a lo largo de su carrera como comunicóloga. “He recibido de él desde regaños hasta felicitaciones”, tercia.
Prosigue: “volteo a los recuerdos de mi historial académico y sin duda, él brilla de entre todos los demás. Siempre se preocupó porque sus alumnos aprendiéramos, comprendiéramos y ejerciéramos la carrera como se debe.”
Rosales, destaca la metodología del profesor Gustavo de la Vega además de su excelente trato personal.
“Nunca olvidaré nuestro viaje a Michoacán, precisamente ese, ha sido el único viaje escolar donde en verdad me coloqué la playera de “comunicóloga”, reconoce la  reportera y redactora del programa Matutino Express de Canal 4 en Televisa.
Finaliza: “Para Gustavo de la Vega Shiota no me queda más que agradecerle todo. Soy afortunada de haber sido su alumna, de haberlo conocido y de ahora ser asesorada por él para realizar mi tesis.”

Anuncios
Comments
One Response to “Gustavo de la Vega: recuerdos de una gran historia”
  1. Antonia González Barranco dice:

    Reconocimiento a Gustavo de la Vega Shiota.

    Si algo descubrí, admiré y posteriormente amé de Gustavo De la Vega, desde el primer día que lo conocí, es su entrega por el trabajo docente y por la investigación.
    Mi primer acercamiento al él fue en un aula y, en mi condición de joven estudiante, me percaté del gran compromiso que sentía por los alumnos a quienes aproximaba al mundo real a través de la investigación científica de los problemas sociales que aquejan al país. El conocimiento, solía decirnos, es incompleto si no se cumplen las fases de descripción, sistematización, explicación, transformación y exposición. Tales dimensiones al ser abordadas en una cátedra, sin duda reflejan la filosofía que sustenta el expositor. En el caso de Gustavo y en su actividad docente, esos preceptos no sólo están en el discurso, sino que su identidad como profesor la refleja en la praxis, espacio en donde se realiza como ser humano y como profesional y hace que sus estudiantes experimenten la misma sensación. Ello no tiene otra explicación, sino la congruencia entre lo que dice y hace.
    No me cabe la menor duda que sus cualidades docentes las ha sabido llevar para bien, al plano familiar tanto a su rol de esposo como al de padre. En casa nos ha infundido el amor por el contexto que nos rodea, llamado México y nos ha convidado la deuda que como mexicano tiene con nuestro país.
    Muchas felicidades Gustavo, sé que seguirás enseñando la investigación aunque ya no la practiques in situ, tu vocación seguirá contigo siempre.
    Antonia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: