La oscuridad mundialista


Por Luis Lozano

Para la mala fortuna de los organizadores, los aficionados, pero sobre todo de los propios desahuciados, en el Mundial no todo es felicidad. Los problemas sociales y económicos de una nación subdesarrollada no terminan con una Copa del Mundo, mucho menos si se trata del anfitrión.

Organizar un evento de este tipo es una gran oportunidad de mostrarse al resto del globo como un sitio digno de visitar. Los programas especiales relacionados con la cultura y los atractivos de un sitio que acompañan las transmisiones de los juegos crean un cierto interés en los miles de telespectadores que siguen a sus ídolos en una aventura en el exterior. Sin embargo, parte de ese interés se pierde con el paso del tiempo. Como ocurre con la misma competición, lo que se ve en la televisión se pone de moda y así como llega, pasa tan pronto aparece una nueva distracción que captura las miradas de grandes sectores.

Es entonces cuando lo mágico de la cultura extraña pasa a ser sólo lo que se mencionó el mes anterior, cuando es hora de un nuevo tema central de la atención del mundo, aquel que ocupa la cima de las listas de popularidad y que propicia necesidades de una actualización al respecto o de cambiar de identificativo en las salas de chat.

El caso sudafricano es distinto, pero no para bien. Además de pelear con el frenético tránsito de los temas de moda, Sudáfrica tiene que lidiar con su realidad: inseguridad, pobreza, subdesarrollo. A pesar de ser el país más rico del continente africano, Sudáfrica ocupa la novena posición continental en la lista de Índices de Desarrollo Humano (IDH) y la plaza número 129 del mundo, por debajo de países como Tonga, Guatemala, Botswana y Gabón. Esto tiene sus raíces en los altos niveles de delincuencia y hacinamiento que presenta el país en sus urbes y el ingente número de personas infectadas por el VIH, el más alto del mundo, por arriba de los 5.7 millones de casos.

La organización no ha alcanzado los niveles de calidad que la FIFA y los grandes capitalistas del turismo exigen. En Sudáfrica se manifiesta literalmente la metáfora de la catástrofe: los trenes no llevan a tiempo.

Por si no fuera poco, su entorno se mantiene como antes de la copa, sólo que con una invasión masiva de sujetos que llevan una cámara fotográfica entre sus pertenencias. El mejor ejemplo: la protesta de los empleados de seguridad, quienes suspendieron sus labores al término del duelo entre Alemania y Australia el pasado 13 de junio para exigir el pago completo de sus salarios. La población padece carencias que la justa mundialista no se llevará, e incluso podrían agravarse al término de la misma, como el desempleo y la delincuencia.

Foto: mediotiempo.com

En el mismo talante, durante los meses previos a la conclusión de las obras de acondicionamiento y construcción en los estadios, ocurrieron varios paros laborales por parte de los empleados debido al incumplimiento de salarios, en un claro reflejo de la incapacidad económica que tiene el país anfitrión.

Junto al entorno negativo, el de Sudáfrica ha sido un Mundial pobre. Poco futbol, partidos aburridos, resultados inverosímiles y fallas arbitrales. Éstas últimas han incluso empañado parte de lo poco bueno que ha habido hasta ahora, como el juego de Eslovenia contra Estados Unidos, o inclusive los dos partidos de la segunda jornada del grupo A.

El Mundial de 2010 hasta ahora tiene mucho por qué recordarse, pero muy poco por qué sentir orgullo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: