Orlando Zapata y Cayetano Cabrera


El Preguntón

¿Quiénes son ellos? Orlando Zapata fue un disidente cubano que murió en una huelga de hambre su país Cuba, tras 85 días sin tomar alimento, protestando por su encarcelamiento, contra el gobierno de Raúl Castro, a raíz de este hecho vino una condena internacional en lugares como Europa, Estados Unidos y hasta México: la reprobación al gobierno cubano fue unánime.

En México esta condena se realizó en instituciones como la Cámara de senadores donde funcionarios especialmente del PRI y el PAN, aunque también del PRD, censuraron enérgicamente a Cuba. Rubén Camarillo, senador del PAN; el presidente del Senado, Carlos Navarrete; Guillermo Tamborrel, legislador del PAN; Graco Ramírez, del PRD, y la ex canciller y ahora presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Rosario Green (del PRI), fueron los participantes en México de las protestas.

En el canal del Congreso su servidor observó cómo nuestros queridísimos senadores decían estas cosas, tiempo después surgió la huelga de hambre por parte de trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) para impugnar un decreto presidencial, y se ha presentado una situación muy parecida con uno de ellos.

El ingeniero Cayetano Cabrera, ingeniero por parte del Instituto Politécnico Nacional (IPN) disidente en México que protesta por la extinción de la paraestatal Luz y Fuerza del Centro (LyFC) que dejó sin empleo a 44 mil trabajadores, sobre este personaje surgen preguntas sobre todo por el tiempo que lleva sin comer, más de 80 días en huelga de hambre, casi alcanzando a Orlando Zapata, lo que debería despertar un poco de sensibilidad de nuestras instituciones ya que está en peligro de morir de un infarto según dicen los médicos que lo atienden.

Ante esta situación surge la pregunta ¿por qué los senadores no reaccionan con la misma energía ante este caso? Un caso que por cierto les concierne más que el primero, más cercano y que está dentro de su jurisdicción, sobre todo debe ser un llamado a prevenir una tragedia, antes de que muera un ser humano; lo malo es que no dicen nada y eso lo califico de preocupante, ya que se presta para abusos, el juzgar de manera parcial significa privilegiar a unos y castigar a otros; los supuestos de la justicia son la igualdad ante la ley, dar a cada quien lo que merece, ¿o qué: a unos si se les califica y se les veta y a otros no? Las propias instituciones mexicanas predican la imparcialidad como un valor necesario y sobre todo porque una vida está en riesgo.

Lo que sucedió con Orlando Zapata fue algo funesto, esta acción es condenable, si hoy y siempre, también amerita que se le exija al gobierno cubano que respete los derechos humanos y que proporcione canales alternativos a la participación de su pueblo (respetando las conquistas populares, claro), lo que me parece inaceptable es la parcialidad con la que se maneja el asunto.

“El que ve la paja en ojo ajeno y no ve la vega en el propio”, una frase de la Biblia con que Jesús condena los hipócritas, es un reclamo de justicia y de una actitud mas equilibrada con respecto a los asuntos de otros. Esto es, por ejemplo, un reclamo para los gobiernos de  Europa que no se preocupan porque se respeten los derechos de los inmigrantes africanos.

Estados Unidos también debería ser autocritico pues ellos violan al por mayor los derechos humanos en sus guerras, en acciones militares donde participa la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) encabezada por la Unión americana; son muy frecuentes los “accidentes” donde civiles inocentes mueren ya sea en Irak y Afganistán, o qué tal la ley Arizona, ¿no es para ponerse a pensar?

Los estados y gobiernos suelen ser cómplices entre sí, para cometer arbitrariedades como la expuesta aquí, habría que preguntarle también al gobierno de Obama ¿por qué no reclama a Calderón sobre el caso del ingeniero Cabrera?

Por último, es justo reconocer el papel de las ONG a nivel internacional que sí han jugado un papel de denuncia en Europa y Estados Unidos, no a nivel de gobiernos sino de la propia sociedad organizada que es autocrítica y busca alternativas más justas a la situación, que sean menos parciales, lo que vemos es un desequilibrio producto de ciertos intereses relacionados con la inversión privada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: