Espacio arquitectónico: transformación sin modificaciones


Elisa Iraís Meza

El uso de la arquitectura no solamente son las funciones posibles, sino, sobre todo, los significados vinculados a ellas”

Hace varios millones de años que el ser humano ha existido sobre la faz de la tierra, ocupando un espacio sobre ella y transformando su entorno;  siempre con la evidente necesidad de contar con una morada o lugar seguro donde resguardarse de los factores climáticos, huir de situaciones de peligro e interactuar socialmente.

 

Desde la choza a las tipologías de la ciudad moderna, han sido las necesidades del hombre y sus modelos culturales los que han dado forma y estructura al sistema arquitectónico que consiste en la transformación del espacio, y cuya trascendencia se encuentra determinada por la manera en que es habitado por el ser humano; generalmente, se le considera como un lugar de encuentro, arraigo y pertenencia en cuyo interior se desarrollan procesos esenciales para la vida; un marco de referencia a la hora de crear memorias colectivas que está estrechamente relacionado con nociones de patrimonio e identidad cultural.

La plancha del Zócalo capitalino ha servido como espacio público nacional en el que México se encuentra para realizar actividades políticas, de entretenimiento, e incluso deportivas, convirtiéndose así en un símbolo para los habitantes de la ciudad de México y el país en general. Una manifestación que logra llenar el zócalo, como unidad de medida, tiene grandes posibilidades de trascender en el imaginario colectivo, puesto que ofrece un aproximado del apoyo popular que tiene tal movimiento.

Por esta razón, al hablar de arquitectura, debe tomarse en cuenta, una indiscutible unión entre la realidad  de cada individuo, sus necesidades espaciales, y  un conjunto de símbolos y significados socioculturales que le permiten entenderse a sí mismo y a su entorno.

La arquitectura es el resultado del pensamiento, la acción y la evolución de los seres humanos como individuos y como grupos, cuya verdadera función es estar siempre al servicio del hombre, y funcionar correctamente, para ser utilizada por él. Es una proyección de la vida misma, en los aspectos biológico, social, técnico, práctico y artístico, que  dentro de tan cambiante situación, adquiere un papel esencial en cuanto a la preservación de la cultura para el futuro, fungiendo como vinculo entre la modernidad y la herencia cultural de las civilizaciones humanas, tanto en su forma significativa, como estética.

El espacio Arquitectónico, nace siendo un pensamiento, por  tanto, es conceptual y teórico; es construido, por tanto, es acción y concreción material; existe y puede ser vivido: es una experiencia, un sistema de significación.

Las iglesias que los colonizadores españoles edificaron sobre los centros ceremoniales indígenas, son claros ejemplos de la manera en que la arquitectura puede contribuir a la imposición de una ideología. Los antiguos mexicanos, poseían una cosmovisión en la que la religión ocupaba un lugar muy importante, por ello, los edificios más representativos de aquella época son  pirámides alrededor de las cuales giraba el resto de sus condiciones materiales como la vivienda, el trabajo, la alimentación, etc.

Con la llegada de los españoles y la imposición de nuevas formas arquitectónicas, también se advirtió una muestra tangible del cambio de vida de los indígenas: trabajo esclavista, nuevos hábitos sociales y políticos, nuevos dioses.

Con el tiempo la sociedad cambió, los individuos actuaron, las construcciones se transformaron, la modernidad llegó. En la Plaza de las Tres Culturas en Tlalteloco, la  cultura india se ve dominada por la española, Quetzalcóatl sucumbe ante los evangelizadores ibéricos y la religión católica deja paso a la sobrepoblación de la ciudad.

Actualmente, las sociedades humanas se transforman de tal manera que hacen evidente la división de los grupos sociales particulares mediante la globalización; los conjuntos de valores y manifestaciones culturales se han modificado y en ocasiones llegan a ser olvidados, dando cada vez más prioridad a las técnicas e innovaciones, haciendo a un lado la identidad cultural.

Dentro del contexto capitalista occidental, las construcciones de países de primer mundo son replicadas en los países subdesarrollados, a pesar de las diferencias culturales  existentes entre ambos. En este sistema económico los dominados quieren vivir en las mismas casas que los dominadores ignorando sus características regionales.

La creación artística y arquitectónica ha caído, por un lado, en una fase comercial y mercantil, en la que el uso de la tecnología y sus avances  se ha ido incrementando; por otro, en la intención de revivir formas olvidadas y  reinterpretarlas, llegando a la repetición monótona de lo que ya se había hecho antes,  lo cual nos da idea de una desproporcionalidad general entre las formas y la significación de la obra arquitectónica.

Podemos decir que el rescate cultural se ha hecho a un lado, dando paso a nuevas tecnologías; sin criticar el uso de estas, es importante recordar que el fin último de la arquitectura es asegurar la creación de espacios que permitan el bienestar general del hombre y manifiesten su identidad.

En este punto, debe señalarse la necesidad de una toma de conciencia hacia la arquitectura del presente con visión hacia el futuro, haciendo un llamado al estudio profundo de lo que se construye y diseña, mediante una confluencia de disciplinas entre las que se destaque la antropología, ésta como la disciplina que concreta la relación del hombre con el espacio.  Hoy más que nunca, la arquitectura debe estar comprometida con el mundo y con las personas que lo habitaron, lo habitan y lo habitarán.

Anuncios
Comments
5 Responses to “Espacio arquitectónico: transformación sin modificaciones”
  1. Angg dice:

    Muy padre felicidades arquitecta 🙂

  2. eSteffania Noguez dice:

    Muy interesante, un enfoque muy interesante, felicidades…

  3. Ciclon Sánchez dice:

    Una visión amplia con respecto al problema de creacion de espacios arquitectonicos, ya que la arquitectura debe de responder propiamente a necesidades funcionales pero de igual manera de tipo socioculturales en el contexto historico que se ubica dependiendo del usuario tipo al que se le construye,pero por otro lado en México existe una crisis para las masas por fálta de vivienda, que es una de las necesidades primordiales que deben de ser cubiertas por parte del estado.

  4. Alejandra Hernández dice:

    Siempre he tenido una opinión muy funcionalista del espacio dentro de la arquitectura y tomando como otro plano el tema de la forma (pero no con ello quiero decir que apartarlo por completo) pienso que es como lo explica la semiótica de la Arquitectura: Forma + Substancia = Arquitectura.
    Buen artículo sigue así 😀

  5. Elizabeth Noguez Castillo dice:

    Súper! Es para mi una vision muy acertada del desarrollo de la arquitectura en la humanidad, sigue adelante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: