Quejas tardías


Por Jorge Luis Cortina

Ya instalado en la plantilla del Associazione Calcio Milan, el delantero sueco Zlatan Ibrahimovic destapó la polémica ventilada por la prensa española pocos días antes de su desvinculación del Fútbol Club Barcelona. Para el jugador, su salida es el perfecto reflejo de que el técnico culé, Josep Guardiola, es un entrenador pequeño, es decir, incapaz de lidiar con los problemas de vestidor que se le presentaron durante la temporada 2009-2010.

Desde afuera, parece sencillo afirmar esto. Los medios se encargaron de ventilar la fría relación de Guardiola con el delantero de origen sueco, al punto de solicitar a su directiva la salida de ‘Ibra’ para el periodo de traspasos del pasado mes de agosto. No obstante, debe reconocerse que ante estos hechos, la plantilla del Barca cerró filas a favor de su técnico.

De este modo, jugadores como Lionel Messi o Xavi han mostrado públicamente su respaldo a ‘Pep’ Guardiola, en un intento por demostrar que, al menos en el Barcelona, el conjunto está por encima del individuo o la figura. Aunque Zlatan Ibrahimovic no lo entendió así.

Acostumbrado a cargar con la responsabilidad de la delantera de la selección sueca, el joven de origen balcánico fue elevado desde sus inicios en el Ajax holandés como el sucesor natural de Henrik Larsson, última gran figura del país nórdico. A partir de ese entonces, Ibrahimovic ha pasado por los dos conjuntos antagónicos del futbol italiano: Juventus e Internazionale. Tras su paso, se ha desvelado, por parte de compañeros y directivos, el carácter temperamental del sueco.

Tachado de conflictivo y de difícil trato, ‘Ibra’ arribó al Barcelona como el elemento faltante a la maquinaria blaugrana, la cual venía de ganarlo todo en 2009. Con esos antecedentes, parecía complicado que un técnico joven, y hasta cierto punto novato como Guardiola, lograra encauzar el talento del jugador hacia el bien colectivo. Tan es así que, ahora, desde un punto distante, Zlatan Ibrahimovic se queja de la pequeñez e insuficiencia de su entrenador para mantenerlo dentro de la plantilla catalana.

Con todo eso, parece tardío, e incluso timorato, que el jugador afirme la incapacidad de un tercero como respuesta a su traspaso al Milán. Parece más correcto encontrar esa respuesta en las acciones propias, y no en las de otros. Entre tanto, el conjunto rossonero esperará que las cualidades del delantero sueco aparezcan y lo transformen finalmente en la figura que quiso ser alguna vez en Ajax, Juventus, Inter o Barcelona.

Anuncios
Comments
One Response to “Quejas tardías”
  1. PacoTe dice:

    Timorato es la palabra indicada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: