Especial. Elecciones en la FCPyS: SECC, de los partidos a las sociedades


Por Zedryk Raziel

Sergio Otegui y Katia Rodríguez, ambos estudiantes de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la FCPyS, son los representantes de la planilla Sociedad de Estudiantes de Ciencias de la Comunicación (SECC). Él como alumno que cursa el séptimo semestre de la especialidad en Producción Audiovisual, y ella aún como estudiante del quinto semestre de la licenciatura, juntos, aspiran a la Consejería Técnica disputada en los comicios extraordinarios que se celebrarán el viernes 1° de octubre al interior de la Facultad.

De las propuestas generales que definen el eje de su iniciativa (vinculación intergeneracional, creación de redes informativas y de difusión, organización para el desarrollo económico y cultural, atención a demandas y dudas de la comunidad estudiantil), probablemente la más ambiciosa sea la de consolidar una sociedad de estudiantes de CC, pese a la indolencia política que caracteriza a éstos. De acuerdo con Otegui–Rodríguez, esa sociedad ya la habían formado –con apoyo de su equipo de trabajo– desde tiempo atrás; su interés en la Consejería es, pues, darle solidez y mayor alcance.

Contratiempo: –¿Cuál fue su participación en el anterior proceso electoral?

Otegui–Rodríguez: –Como votantes.

¿A qué debemos, pues, el surgimiento “repentino” de su iniciativa?

–La iniciativa no es repentina. Quizá se da a conocer de golpe, pero la iniciativa viene de un interés de todo nuestro equipo de trabajo desde tiempo atrás. Conforme avanzan los días, uno se  va involucrando más con la Facultad y se da cuenta de las problemáticas, y claro, uno no quiere que los demás sigan teniendo esas dificultades; poco a poco se va sumando más gente que tiene la misma visión que nosotros.

La idea de conformar una sociedad estudiantil es darle seguimiento a los proyectos y trabajar, para alcanzarlos. ¿Por qué postularnos ahora? Por la necesidad de representación en el Consejo Técnico; pensamos que es importante estar allí. ¿Por qué no, si queremos mejorar la carrera, estar presentes?

–Han dicho que buscan “hacer algo” por la licenciatura; pero hay que tomar en cuenta que para hacerlo, para generar cambios, no es necesarios ser Consejero.

Totalmente de acuerdo, de ahí el nacimiento de la sociedad estudiantil,  un proyecto que ahora coincide con el periodo de elecciones para Consejero. Por supuesto, no necesitamos tener un cargo o una investidura de poder para llevar a cabo acciones y trabajar por mejorar la licenciatura. Por eso no somos una planilla ni un partido, sino una sociedad; tenemos claro que nuestro esfuerzo está enfocado en mejorar la carrera, no en conseguir la Consejería.

–¿Significa que si no logran triunfar en los comicios, ustedes de cualquier modo van a gestionar sus proyectos?

–No con todas las posibilidades de un Consejero, es cierto; pero sí es nuestra finalidad continuar los proyectos.

–Y en esa sociedad estudiantil, ¿todos los estudiantes de CC pueden participar?

–Por supuesto, totalmente.

–En el entendimiento de que esta elección, que de algún modo constituye un interinato, les brinda un reducido margen temporal de acción (cinco meses), y dado que esto limita el espacio necesario para realizar todas sus propuestas, ¿cuál es, para ustedes, la función, la utilidad de esta elección?

Te repetimos, lo que nos motiva a contender en esta elección es que creemos urgente la representación de la carrera en el Consejo; las propuestas que lanzamos son un complemento, pero la representación nos es algo muy importante.

Sabemos que actualmente la representación de CC corre a cargo de una compañera que no es de la licenciatura; no estamos en contra de ella, pero creemos que los intereses de CC deben estar representados por alguien de CC.

–Las propuestas de una iniciativa necesariamente están fundamentadas en problemas detectados. ¿Cuál es su diagnóstico de la carrera en Ciencias de la Comunicación que justifica sus propuestas? ¿Cuáles son los principales problemas detectados?

Tenemos el eje de vinculación intergeneracional como respuesta a la “dispersión” de la comunidad: no nos conocemos, somos de la misma carrera y, sin embargo, los de primer y noveno semestres son totalmente ajenos. La vinculación intergeneracional busca la promoción de conferencias y mesas de diálogo entre alumnos de distintos semestres (principalmente de quinto, que están próximos a elegir la opción terminal), a fin de dialogar sobre el plan de estudios y la calidad de las sesiones.

Otro problema localizado es la falta de información y, en relación al plan de estudios, el hecho de que ciertas asignaturas se imparten en los semestres incorrectos (una materia conviene cursarla en quinto y no en sexto, por ejemplo).

–A propósito de la sociedad de estudiantes que ustedes promueven, me parece que la Asociación de Estudiantes de la Comunicación (AEC), iniciativa del anterior consejero de Ciencias de la comunicación, Luis Jaime Estrada, fue la primera en contemplar la integración de los alumnos; ¿la sociedad estudiantil que ustedes promueven es similar a aquélla, o en qué varía?

–En primer lugar, una asociación y una sociedad son figuras jurídicas diferentes. Supongo que si en algo coinciden, es en buscar la unión de la carrera.

–Sin tomar en cuenta las diferencias entre sociedad y asociación en tanto que ambas “figuras” pretenden que la convergencia de los estudiantes, recuerden que Luis Jaime Estrada, al intentar una asociación, realizó algunas reuniones; pero a ellas asistían diez personas, según se dice. ¿Han pensado en algún mecanismo para contrarrestar la apatía de los estudiantes de Ciencias de la Comunicación en materia de cultura política?[1]

–Creemos que la acción es la principal respuesta a eso que llamas apatía. Realizar eventos para generar las acciones. Sí, tienes razón, es muy triste que pase: alguien convoca a una reunión para tratar un tema  y la afluencia y la participación son escasas; es triste, nos encantaría que se escucharan más opiniones y sugerencias, pero creemos que a través de la acción es como podemos hacerlo.

–Dicen que la idea para reducir la brecha de la apatía política es la acción; ¿acción como qué?, ¿poner en marcha las propuestas y luego esperar a que haya integración?

–Ponerlas en marcha y nosotros tener total confianza en que la comunidad se va a integrar; partimos de allí, no podemos partir de una creencia derrotista. Partimos de crear acciones –el eslogan de su campaña es “Juntos creamos acciones”– confiando en que la comunidad se va a sumar, porque estamos conscientes de que la iniciativa atañe a los intereses de todos.

–Un tiempo amplio es necesario para constituir una sociedad de estudiantes, sobre todo en las condiciones de cultura política que ya hemos abordado. Al parecer, en la gestión de Luis Jaime Estrada la intención de constituir una comunidad estudiantil en una asociación ha resultado desprestigiada. Ustedes, en los cinco meses en que habrían de fungir como consejeros, enfrentarían un gran reto.

–Confiamos muchísimo en la comunidad… El imperativo del tiempo a todas las fórmulas nos tiene condicionadas. Pero te reitero, nuestras propuestas se van a llevar a cabo durante y después de la gestión, y confiamos en que aun cuando egresemos, se seguirán ejecutando.

–Por el diagnóstico que se tiene sobre la escasa participación política de los estudiantes de ciencias de la comunicación, es previsible que la sociedad que ustedes promueven, por lo menos al principio, no sea muy fructífera, de modo que habría de consolidarse un pequeño grupo que tomará decisiones sin antes haberlas consensuado con la comunidad estudiantil. ¿No creen que eso desvirtúa la naturaleza de una sociedad de estudiantes?

–Se desvirtúa quizás en el discurso, en el decir: “son excluyentes”. Pero tampoco podemos ser ilusos y pensar que la sociedad nace grande; es la realidad, por ser la planilla de comunicación no estamos unidos. Entonces tiene que haber un eje de acción y alguien que empiece, como en toda labor.

–¿Están contemplando establecer jerarquías dentro de la sociedad estudiantil?

–La organización que se busca es de iguales, y confiamos en nuestra iniciativa y capacidad de diálogo. Cualquier persona puede llegar a proponer para dialogarlo, y si nos interesa esa propuesta –que seguro nos interesará, pues son temas compartidos– vamos a apoyarla. ¿Cómo nos vamos a organizar? En un inicio, esta organización será intrínseca; asignar un presidente de la sociedad o un vocal es marcar jerarquías muy tajantes que a la larga perjudican.

La fórmula Otegui–Rodríguez puede no triunfar en los comicios del viernes 1° de octubre. Su sociedad estudiantil, dicen los candidatos, trasciende el objeto de la Consejería.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: