Wall Street Profano


Por Arlen Cabello

 

 

Wall street (desmontandohollywood.com)

 

En el repertorio de Oliver Stone podemos encontrar films como: Pelotón (1986), JFK (1991), Wall Street, El poder y la avaricia (1987), en los cuales Oliver Stone muestra con gran destreza el arte de la dirección cinematográfica. Todas y cada una de ellas son ampliamente recomendables. Lamentablemente no podemos decir lo mismo de la secuela de Wall Street.

Gordon Gekko (Michael Douglas) acaba de cumplir su sentencia por los fraudes cometidos como corredor de bolsa y aunque se ha convertido en una leyenda en su rubro, se encuentra viejo y solo. Su única hija, Winni Gekko (Carey Mulligan), no quiere verlo ni saber nada de él; su novio Jake Moore (Shia LaBeouf) es un joven corredor de bolsa que acaba de presenciar la bancarrota de su compañía y decide buscar consejo en el viejo lobo de Mar Gekko, con el pretexto de reunir a la familia. Muy pronto comprenderá que el ansia de poder y la avaricia pueden sorprender en más de una forma.

Lo que necesitas saber es que no tienes que ver la primera parte para entender esta segunda, salvo porque es mucho mejor y te ayudará a comprender la aparición de Charlie Sheen en pantalla.

El argumento es lento y aburrido, los brincos entre la trama familiar y el supuesto suspenso son meramente ociosos. El manejo de cámara es verdaderamente desesperante y hacen que la  metáfora planteada al comienzo del filme (aquélla que habla de las burbujas y el big bang) se banalice totalmente. Los cortes directos son más que directos, son abruptos y totalmente notorios, lo que hace que pierdan su propósito.

Por otro lado, la cuestión del suspenso queda perdida en el abismo de la primera versión, la cual manejaba mucho mejor esta parte. El manejo del crack económico de 2008 está bien logrado aunque por un momento llegas a tener la sensación de que estás viendo un documental donde la mayor parte de los términos generan confusión.

Las actuaciones son casi mediocres. Douglas no cambia por lo que hay poco que decir en su respecto. LaBeouf siempre ha sido un actor de ocasión, de ésos que están en el momento adecuado en la hora oportuna y que no sólo carece de lo artístico, sino que además carece de lo complementario, es decir, no vale la pena ni el taco de ojo. A la que sí habría que aplaudirle es a Mulligan, quien hace un excelente trabajo, no sólo es bonita, sí sabe actuar.

En conclusión: no la veas, no vale tu tiempo y mucho menos tu dinero, mejor renta la primera versión, ésa sí tiene suspenso, la trama del manejo de Wall Street se hace en un ambiente mucho más interesante y estresante.  Lástima por el señor Stone, nos quedó a deber.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: