El pragmatismo está de moda.


Francisco Javier Montaño

El pragmatismo está de moda. Sea entre chicos que apenas comienzan a trabajar en el ámbito político de naturaleza escolar o local o entre la dirigencia perredista en el estado de México, con amplia visibilidad en medios de información, el pragmatismo es el discurso generalizado. “Somos pragmáticos. Queremos lograr cambios reales; el idealismo no sirve”, proclaman ufanos. En los casos más burdos y malinterpretados, no por ello menos relevantes, el pragmatismo como filosofía política sirve para regalar tortas, hacer campaña negra o acarrear votos.

Desde las elecciones de julio de 2010, las pragmáticas alianzas PRD-PAN fueron común denominador en estados como Oaxaca, Guerrero, Querétaro y Durango; se logró el objetivo de desbancar al PRI de gubernaturas que tenía históricamente seguras. El precio fue la coherencia y el cinismo ante los electores: José Rosas Aispuro, candidato a gobernador en Durango renunció al PRI para ser presentado pocos días después como candidato de la alianza PRD-PAN; Gabino Cué, antiguo compañero de gira de López Obrador, terminó representando al PAN en las urnas oaxaqueñas.

Ahora, PRD-PAN –el partido del Sol Azul o el Blanquiazteca, como se prefiera- repetirán la fórmula en el estado de México, cuna de corruptos gobernantes priístas como Carlos Hank González o Arturo Montiel. Principal bastión del priismo actual, en el estado de México se preparan para postular a Peña Nieto como candidato presidencial en 2012. La importancia de que el PRI deje de gobernar el estado de México es crucial, pues la alternancia representaría menos votos en uno de los estados más poderosos del país electoralmente hablando.

“¿Y qué con la alianza? Se logró el objetivo: restar poder al PRI”, dijeron los que se asumen como pragmáticos, mismos que ahora aprueban las alianzas en el estado de México para el próximo año… Algunas precisiones habría que hacerles a tales pragmáticos:

En el terreno de la filosofía política se puede distinguir a la moral absolutista o deontológica y el utilitarismo. La deontológica exige del político la aplicación de conjuntos coherentes de normas autorreguladoras, normalmente apegados a cierta corriente teórica política. Antiguamente las preferencias electorales se basaban en los ideales adoptados por cada partido ante la sociedad, pero la práctica ha demostrado que los principios no son seguidos a pie juntillas por las organizaciones políticas ni sus afiliados.

Ante las contradicciones propias del ser humano en las que comúnmente caen los políticos, el utilitarismo, según el filósofo René Séve, es el “punto de vista según el cual la corrección o incorrección de las acciones debe ser juzgado según las consecuencias, buenas o malas, de la acción misma”. Dice Séve que una acción es más buena mientras más felicidad trae a más personas.

Ejemplo de utilitarismo es el recién terminado gobierno brasileño de Luiz Inacio Lula Da Silva, quien contó a El País: “Cuando voy a Cuba o Rusia y pregunto por qué los niveles de vida se elevan casi imperceptiblemente, me dicen que el socialismo es un progreso. Yo prefiero ir más rápido, […] seguramente los cubanos preferirían una lavadora en lugar de una condecoración”.

El gobierno de Brasil se ha insertado en esquemas capitalistas pero con fórmulas propias. “Cuando todo mundo le aconsejaba privatizar la banca, Brasil mantuvo la calma y vendió algunos bancos a extranjeros, otros a consorcios nacionales y dejó otros en propiedad del Estado, lo que le permitió hacer frente a la crisis de 2008” (Javier Santiso, El País). El utilitarismo tiene la ventaja de no limitarse a dicotomías como derecha e izquierda, capitalismo y socialismo, neoliberalismo o intervencionismo.

Pero, ¿es utilitarismo lo que busca el PAN al aliarse con el PRD en las elecciones en el estado de México en 2011? En Guanajuato, estado panista, varias mujeres han sido encarceladas por abortar. El gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, dijo recientemente que “no le ha perdido el asquito” a los homosexuales. ¿Han hecho a un lado los principios de corrientes conservadoras? ¿Ha tomado el PAN principios progresistas positivos como el respeto a las diferencias? ¿El pragmatismo del PAN consiste en permanecer impávido ante las declaraciones de Juan Sandoval Íñiguez contra la comunidad lésbico-gay?

El PRD por su lado, puede contar entre sus corrientes a Nueva Izquierda, Izquierda Unida, Foro Nuevo Sol, Izquierda Democrática, Corriente Cívica, Convergencia Democrática, Unidad y Renovación, Los Cívicos, etc. ¿Con semejante fragmentación, se puede hablar siquiera de objetivos comunes propios de una organización política con pretensiones de presencia a nivel nacional?

Se debe recordar además, que la “oposición” (¿qué es actualmente la oposición si se alía con el partido en el poder?) perredista no ha podido deshacerse de casos de presunta corrupción como el de Julio César Godoy Toscano, quien por ser inocente decidió entrar a escondidas a la Cámara de Diputados para obtener el fuero necesario para defender su “inocencia”; muy seguro de sí mismo, sentenció: “Soy abogado en derecho”. ¿No será que el pragmatismo perredista es conveniencia legaloide?

Jesús Ortega declara que el pragmatismo sirve para restar poder al PRI, enemigo común de los mexicanos. Valdría preguntarle cuántas personas mejorarán su nivel de vida con personajes como Godoy Toscano en el poder Legislativo. ¿Qué bien hacen al sistema político mexicano quienes se escudan en el fuero “porque son inocentes”?

El quid de las alianzas electorales mexiquenses es que el utilitarismo no es una fórmula para satisfacer los requerimientos de más personas sino para sacar del poder a un partido tachado como corrupto por otros dos que se muerden la lengua. Comprobado está que la bandera del partido no exime a nadie de ser corrupto. Tan corrupto es Carlos Salinas como René Bejarano como lo fue Juan Camilo Mouriño. Pragmatismo no es juntar banderas contrarias sólo por estrategia electoral y no por política democrática.

El utilitarismo es válido cuando las soluciones se toman sin apegarse a la teoría o a modelos impuestos y, en su lugar, se adaptan a la realidad para producir cambios reales en el desarrollo social. El pragmatismo sirve de nada cuando el cambio sólo es de bandera, cuando gente como Rosas Aispuro se pasa del PRI al PRD para poder contender a la gubernatura de su estado.

Con semejantes pragmatismos, en el Estado de México el cambio sólo se verá en los botes de basura vecinales que cambian de color cada sexenio ¿Se pintarán de azul y amarillo?

Anuncios
Comments
4 Responses to “El pragmatismo está de moda.”
  1. Es evidente que el pragmatismo forma parte de un modelo paradigmático dentro de los jóvenes que se dicen “políticos”, la pregunta es: ¿hasta cuándo sobrevivirá? la hipocresía nos lleva a su cauce….

  2. julian lede dice:

    se me hace muy pobre de tu parte que iguales el utilitarismo con el pragmatismo. La filosofía del pragmatismo va más allá de una simple utilidad de las cosas, creo que has caído en la misma lógica de los políticos al razonar de esa manera.

    • Francisco Javier Montaño dice:

      Error mío. Es verdad, el pragmatismo es una corriente filosófica mucho más rica y profunda que la desviación criticada aquí. El utilitarismo es una corriente de filosofía política. Grave error no especificar.

      Julian Lede, críticas como esta son bastante apreciables. Gracias

  3. Oscar Montaño dice:

    ¿Ya no sirven los conceptos de la teoría política clásica? Me refiero a: oportunismo, chaqueteros, arrivismo, gatopardismo (con perdón de los felinos), colaboracionismo (y de las colas), <>. ¿Sería útil recordar el discurso de Altamirano contra la amnistía (con el riesgo de que nos digan fundamentalistas)? ¿O la contundencia de Ocampo para referirse a los deslices de Comonfort? ¿Que ya todo eso no sirve?
    Porque la discusión sólo en apariencia es categorial. Se trata de quiénes somos pueblo y, enfrente, de quiénes piensan que, precisamente por eso, somos idiotas.
    Aún así no estaría de más abrevar en Gómez Farías, Mora, Juárez, Otero, Ramírez, Flores Magón y Monsiváis, entre otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: