Entre la utopia y la realidad: John Lennon


Por: Abigail Mancilla

 

La leyenda, el mito, el fenómeno, el ícono. Son tan sólo algunos de los muchos adjetivos bajo los cuales se conoce a quién en esencia y desnudo frente la mirada de tantos, se mostró como un simple mortal llamado: John Lennon.

La eterna búsqueda de la “verdad” oculta en el misterio en torno a su vida y su muerte (tan polémica una como la otra) se ha volcado en una serie de especulaciones alrededor de las cuales se han formulado, a lo largo de 70 años, un sinfín de historias. Unas ciertas, otras no tanto. Pero lo que es innegable es que siete décadas después de su muerte, nada de lo que se diga ahora parece importar mucho frente la certeza de que sólo nos queda su espíritu.

Los constantes escándalos que danzan alrededor del nombre son simples absurdos. ¿Qué más da ahora que Yoko lucre con su imagen, con su música, con sus palabras que fueron para tantos casi profecias?

Donde quiera que este, Lenon debe estarse burlando de las ironías de la vida. De haberse convertido en un producto más del capitalismo que tanto crítico. Él mismo poco antes de morir, comprendió que no se puede luchar contra la corriente y así como cultivo la ideología utópica de la creación conjunta de un mundo mejor de la misma forma acabó con ella, por lo menos en una canción.

El autor del que se convirtió en el himno del movimiento contracultural de los 60 y del movimiento hippie: Imagine (imagine all the people leaving for today) fue el mismo que en una de sus últimas creaciones, cansado como tantos de una lucha que parecía perdida, sentenció: i dont believe in Beatles(…) I just believe in me… en una canción que lleva por nombre God y que muchos denominan como el final de la utopía Lennon.

Lo cierto es que murió, pero sólo para fortalecer el sueño, y aún hoy en medio de un clima de evidente violencia, sus premisas sobreviven, y para bien o para mal el inolvidable coro de All you need is love… aún sigue presente (aunque sea en el perfil de algún facebook o como slogan de una marca publicitaria), la idea no cambia. El amor permanece: love, is all you need..

Reminiscencias del recuerdo: en el ojo del huracán.

Existe un recuerdo perdido en algún lugar. Sobre uno de los escenarios más importantes de la Ciudad de México (El Foro Sol), uno de los ex –Beatles hace su aparición. Frente una multitud que tiene sed de corear las canciones en boca de por lo menos uno de los integrantes de la banda más importante del siglo XX, Paul McCartney, quien deja salir la primera nota.

Avanzada la noche, la luna brilla intensamente, y el tintineo de las estrellas es opacado por el de los cientos de celulares que dan vida a aquel evento tan singular. La llama incandescente que produce la emoción desbordada se hace sentir. Tanto niños de escasos ocho años, como adultos de 40, 50 y más, las diversas generaciones que se encuentran ahí reunidas alrededor de un sueño, un producto mediático, una ideología aferrada a  sobrevivir en medio de un capitalismo voraz,  ven volverse tangible  un ideal que parece lejano en la figura de un hombre.

Para avivar la llama no hacen falta más que estas simples palabras en voz de quien, de alguna manera, lleva al ídolo  inmortal impregnado en esencia: This song is for my friend John…con el viento que se lleva la oración al infinito, va un grito ensordecedor que repite: ¡John, John, John, John!, volteas a ver los rostros eufóricos y levantas la mirada al cielo para descubrir que John Lennon observa.

Y de repente lo entiendes. Comprendes lo que realmente implica, la magnitud del fenómeno; sólo al estar en medio del huracán llamado John, entiendes lo que el concepto de John Lennon significa.  No hay palabras para explicarlo pero lo sabes. John Lennon es el nacimiento y la muerte de la utopía. El devaneo entre el sueño y la realidad.

Anuncios
Comments
2 Responses to “Entre la utopia y la realidad: John Lennon”
  1. Itzel dice:

    Hola.
    Sólo quería hacer la acotación de que se conmemoran 70 años de su nacimiento, no de su muerte como se menciona en una parte del texto, ya que Lennon murió asesinado el 8 de diciembre de 1980, hace casi 30 años. Me hubiera gustado que plasmaran más datos acerca de él, pues era un hombre contradictorio desde sus inicios, pero no creo que se pueda decir que God marca el fin de su utopía, al fin y al cabo esta sigue viva más allá de él, gracias a él, sigue plasmada en sus últimas grabaciones, y Yoko, lucrando o no con ello, ha hecho grandes esfuerzos por mantenerla viva, como en la Imagine Peace Tower que lanzó el 9 de octubre… en fin, como beatlemana quería plasmar un poquito de eso aquí 🙂

  2. Fernando Martinez dice:

    Otro comentario: God no es una de sus ultimas creaciones…sino una de las primeras, junto con Imagine…asique no tiene mucho sentido lo demás…aunque es cierto que al final solo descubrió que en vez de vivir de utopías hay que disfrutar la realidad lo mas posible…Lo irónico es que cuando descubrió eso , murió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: