Radio comunitaria, bríos de libertad y pluralidad


Luis Josué Lugo

“Las radios comunitarias y ciudadanas son espacios de recomposición del tejido social, son lugares de representación de diferentes identidades culturales y de construcción de la democracia, pues ejercer ciudadanía es dejar de ser neutrales” Claudia Villamayor

Desde 1895, cuando se fundó la radio, hasta nuestros días,  siempre han existido grupos de choque con respecto al poder mediático hegemónico, casi siempre unidireccional y eminentemente empresarial.

Hoy, las radios culturales y comunitarias emergen como una posibilidad de comunicación alternativa, en un país donde 10 grupos radiofónicos controlan el 72% de las estaciones de radio comerciales, y las leyes frenan la emergencia de nuevos actores, debido a los altos costos que esto supone.

Las radios comunitarias fungen como contrapeso a los grandes consorcios mediáticos; salen a la luz sin fines de lucro, ante la carencia de opciones en los medios de comunicación que atiendan las demandas de minorías étnicas, se caracterizan por ser plurales y por tratar temas locales, además de servir a los intereses de una colectividad determinada, por ello, puede aseverarse que fomenta la participación, y permiten la libre expresión, pues concurren en un diálogo horizontal entre emisores y receptores.

La importancia de las agendas regionales

Queda en el aire la pregunta, ¿qué es una radio comunitaria? A decir de la UNESCO, “la radio comunitaria es usualmente considerada como complemento de las operaciones de los medios tradicionales, y cómo un modelo participativo de administración y producción de medios”.

A diferencia de los grandes actores financieros del sector de la comunicación, que imponen sus propias temáticas en los debates nacionales e internacionales, ignorando los problemas de comunidades locales, las radios comunitarias anuncian eventos que van desde una agenda local (un terremoto o tormenta, por ejemplo), hasta sucesos de índole nacional e internacional.

Ante el panorama de las industrias culturales trasnacionales y mientras las emisoras comerciales tienen una finalidad lucrativa y las estatales una propagandística, las radios comunitarias orientan su quehacer diario al servicio de la comunidad.

Esto admite la recuperación del sentido de identidad y  la incorporación del concepto de multiculturalidad, debido a que trata temas de interés regional y posteriormente los transmite a todo el mundo mediante internet, se trata pues, de procesos glocales[1], ya que combinan el uso de las nuevas tecnologías, junto a temas que son pertenecientes a un grupo específico de personas, pero pueden hacerse extensivos, tal es el caso de la música regional.

Redes de comunicación alternativa

Desde la comunicación, ¿cómo puede explicarse de manera teórica la aparición de estos actores? En primera instancia, es importante considerar que  las radios culturales y comunitarias responden a la globalización en la comunicación, como una forma de oposición, pugnando por medios de comunicación alternativos.

El sociólogo Manuel Castells apunta que las identidades en resistencia (como la presente en las radios comunitarias), representan oposición a las estructuras dominantes, lidian por la conquista de una autonomía política/local mediante la participación ciudadana, hasta trascender y convertirse en identidades proyecto, logrando la transformación de la cultura a través de una nueva idea.[2]

Dicha trascendencia sucedería cuando las radios comunitarias sean aceptadas como actores mediáticos en concordancia con los intereses de la sociedad, y dejen de ser vistas como amenazas por los medios de comunicación ‘masivos’, y por ende, sean víctimas de persecuciones y constantes amenazas.

Además, desde una perspectiva política valdría cuestionar, ¿acaso no, el capitalismo propone la libre circulación de productos para que el individuo elija el que más le convenga? ¿Acaso no, con esta visión del liberalismo clásico, -y adaptada a su conveniencia por el actual neoliberalismo-, se tendría que conceder a las radios comunitarias un lugar como medios legales?

Por su parte, Román Gubern, acuña el término de cultura intersticial, en la que se torna necesaria la creación de redes y circuitos de distribución cultural facultativa (una aldea global alternativa), como consecuencia de la globalización consolidando un tejido de las inmensas minorías internacionales. Puede aseverarse que estas redes son las que van creando las radios comunitarias.

Solución de problemas locales

La tarea de dichas emisoras no sólo se circunscribe al entretenimiento y a la difusión de información, pues han servido como educadoras, recuperando la memoria histórica de los pueblos; en Oaxaca, por ejemplo, en Radio Benito Juárez, se transmite música de bandas autóctonas en programas para jóvenes.

Es importante señalar que existen hibridaciones culturales, ya que dicha música se combina con rock, jazz, blues, por lo que se puede hablar de medios de comunicación emergentes abiertos a más propuestas, esto, con relación a los medios de comunicación colectivos.

Huelga aducir que por medio de las radios comunitarias, se han atendido demandas de comunidades, solucionando problemas de vital importancia, como sucedió con las inundaciones en Tabasco este año, y en 2006 con la Radio Universitaria Benito Juárez, ayudando a formar un frente en defensa de los intereses de la Asociación Popular de Pueblos de Oaxaca (APPO).

Aludiendo al caso de Radio Universidad Benito Juárez de Oaxaca, es importante considerar que trasmitió en tiempo real los hechos que sucedían en el centro de la capital oaxaqueña, cuando la APPO y el ejército se enfrentaban, diversas señales, -no sólo de México, sino en el mundo-, tomaron la transmisión y la difundieron a sus respectivas regiones. Muchos oaxaqueños que seguían la transmisión a través de su radio, al escuchar lo sucedido, se unieron a la lucha social.

Políticas Nacionales que apoyen a Radios Comunitarias

Es innegable que las radios comunitarias, acorde con su territorialidad, indagan formas alternativas de producción y programación radiofónica, como consecuencia de que las comunidades receptoras no se encuentran satisfechas con los modos radiofónicos existentes.

Este proceso de codificación alternativa y comunitaria en los mensajes radiofónicos puede entenderse como un motor para el desarrollo colectivo; pues supone la búsqueda de vida más humana y racional con un espacio para todos donde la mayoría puedan opinar.

Sin embargo, las soluciones no se darán solas, también es importante la intervención del Estado, como profiere el especialista en economía política Marcial Murciano: “Se necesitan políticas nacionales que se aboquen al bienestar social y vean a la comunicación como un motor de desarrollo y no como un negocio.”

En este sentido, puede pensarse que al contar con poco apoyo de los distintos gobiernos del mundo y al ser constantes víctimas de las grandes trasnacionales de la comunicación, además de contar con poco presupuesto para acercarse a las nuevas tecnologías y permanecer, las radios comunitarias desaparecerán.

Sin embargo, Diego Lizarazo, especialista en radios comunitarias, apunta: “Me parece que hay un panorama esperanzador. Y es que esta comunicación global tiene una fisura fundamental: su deseo de atrapar la mayor cantidad de los públicos, le impide atrapar la singularidad. Esta lógica de querer cubrirlo todo: temáticas para todos, problemáticas para todos, discursos para todos, le impide tomar la singularidad. Nunca una televisión trasnacional entenderá lo que significa un huerto para el desplazado.  Por tanto, entre más se abra la globalización, más fisuras, más estrías tendrá.”

Es imposible pensar en una sociedad que no se mueva a través de polos opuestos, y no atienda a la dialéctica que desde tiempos de Heráclito ha gestado los cambios sociales. En tanto, mientras existan trasnacionales de la comunicación que consideren a los receptores como ‘masa’ y no atiendan sus necesidades locales, concurrirán propuestas alternativas como las radios comunitarias; que de forma plural, libre, democrática y local, atenderán las necesidades de un grupo social, adaptadas a nuevas formas de convivencia social como son el caso de la regionalización, la multiculturalidad y la hibridación cultural.

 

Referencias:

Alva de la Selva A. Rosa. “Radio e ideología”. México, El Caballito, 1982.

Fernández Christlieb, F. “La Radio mexicana centro y regiones”. México, Juan Pablos, 1993

Mejía Prieto, Jorge. “Historia de la Radio y la Televisión en México”. México, Colmenares. 1972.

Peppino Ana María. “Radio educativa, popular y comunitaria en América Latina”. Hacia nuevos retos, Plaza y Valdés. México, 1999.

AMEDI “¿Qué legislación hace falta para los medios de comunicación en México”. México 2009.

Gubern Román, “El Eros Electrónico”, México, Taurus, 2009, 9ª ed., 225 pp.


[1] Vale aducir que aún son pocas las emisoras de carácter cultural o comunitario que se encuentran conectadas a la red, en su mayoría cuentan con equipos caseros que sólo pueden abarcar regiones específicas.  La brecha digital y la división entre insiders y outsiders es manifiesta en nuestro país.

[2] Dicha identidad proyecto es el ideal de la radio comunitaria, es decir, lograr su inclusión dentro de los “medios masivos de comunicación”, y operar bajo un marco legal en donde se les asigne más atención por parte de la sociedad civil y recursos de gobiernos locales y federales.

Anuncios
Comments
3 Responses to “Radio comunitaria, bríos de libertad y pluralidad”
  1. nicaragua30 dice:

    Cien por ciento en contra del 72 por ciento de control radiofónico comercial

  2. ¿?El Preguntón¿? dice:

    El comentario que quiero hacer parece fuera de lugar pero tiene mucho que ver y no, no es una obsesión, en la cámara de senadores se disputan leyes anti monopólicas en donde hasta ahora el PAN venció al PRI con su propuesta anti monopólica, como verán funcionarios públicos de diversos colores que se supone que son electos para servir al pueblo, regulan y protegen a las grandes empresas que acaparan los mercados, lo que demuestra que este asunto del libre mercado es un farsa, porque hoy el PAN trato de aprobar esa ley de regulación pero ayer favorecieron a Televisa, TV azteca, Telmex, Cemex, Bimbo, Sabritas, Grupo México, Repsol, Golman Sach, Brithis Petroleum, etc. En sus abusos contra los consumidores y los competidores y por debajo de la mesa lo siguen haciendo aunque ahora quieran aparentar democracia con sus legislaciones, esto tiene que ver con “en un país donde 10 grupos radiofónicos controlan el 72% de las estaciones de radio comerciales” hay que buscar alternativas como las radios comunitarios pero en otros ámbitos.

Trackbacks
Check out what others are saying...


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: