Del otro lado


Para la Banca: compañeros de nostalgias, utopías, luchas y amaneceres.

 

A propósito de un año nuevo…

Del otro lado no habrá noción de lo que sucede, no sabrán que es año nuevo y el mañana no se afrontará como un nuevo reto. La historia figurará como casual, no como causal. ¿Quiénes están acá? Los hijos del sol no iluminado, quienes difícilmente comerán pavo o caviar, quienes piensan más en una miga de pan que en una letra que escribir, quienes cambian vivienda por sobrevivencia y educación por miseria.

Son las víctimas de guerras absurdas y los condenados por el gran delito de pensar. Son la ignominia de la ‘aldea global’ y la tajante oposición a la idea de la abdicación de lados opuestos.

Si usted piensa un poquito, -no pensar en un futuro lleno de gracias de un Dios que no considera las injusticias y las pobrezas, o pensar en su propio bienestar sin importarle lo que le pase al de a lado-, puede elucidar, quizá, si su educación se lo permite, la buena vida de niños cocidos en el comal del libre mercado, imaginar que en cada rincón del mundo juegan tranquilamente, sin esperar que una bomba destroce los corazones de sus países, sin esperar que la muerte entre por sus estómagos y se expanda por sus hogares, sin esperar que el olvido se apodere de sus historias,  y las historias de sus propias vidas.

Al sabernos parte esta realidad, y como seres sensibles en esta insensibilidad, nos gustaría que las nobles intenciones que ha albergado este mundo se materializaran y la ‘gran marcha’ cumpliera su meta; que la memoria histórica residiera en cada ser humano, que la sociología no sólo hablara de individuos sino actuara por ellos, que la filosofía no sólo contemplara el mundo sino que lo transformara, que la política fuera usada para el bien colectivo y no para satisfacer los bolsillos de unos cuantos.

No digo esto que no se haga, pero si digo que muchas veces nos contentamos, como dice el maestro Eduardo Galeano, con “ver, oír y callar”, padecemos ese terrible mal de la verborrea: hablamos mucho y hacemos poco.

Pareciera que el hacer juega a las escondidillas y en este nuevo año se esconden tantas necesidades que aquejan al país, al continente, al mundo. El somos se pierde en el yo, y para lo único que nos unimos es para ser indiferentes al malestar del otro.

Si nos ponemos un poco más idealistas (o si así lo quiere ver, existencialistas materialistas históricos auto críticos y renovados), nos encantaría que en este nuevo año, cada ser humano, en cada parte del mundo, pudiera gritar libertad, fuera capaz de escribir lo que sienten a la que hora que desea, y posea una vida en la que la poesía, la buena música y el teatro no fueran un lujo.

Que las letras fueran conocidas por todos y la educación no se convirtiera en el lujo de los hijos del sol iluminado. ¿Alguien dijo que la educación sigue siendo un lujo?

Cambiaría (y creo que muchos más así lo harían), al país más poderoso del mundo por un poco de pan para “los nadie”, para los indigentes, los niños de la calle, los presos políticos.

Pienso que 2011 sería el año adecuado para que por fin, su servidor (y muchos servidores más) aceptaran el fin del imperialismo, el fin de las dependencias económicas. El fin de la explotación a la que por más de 500 años han sido vejados los indios en México y toda América Latina. El fin de ideologías que buscan sodomizar a los que no piensen como ellos. El fin de animales que creen ser dueños de animales. El fin de la palabrería. El fin de fundamentalismos contra fundamentalismos.

Sin duda nos gustaría que los vinos importados que degustan los excéntricos millonarios fueran repartidos en forma de comida, para ellos: los afectados por las guerras en medio oriente, las víctimas de dictaduras comunistas/ capitalistas, los desempleados por la reducción del Estado de bienestar, los estudiantes rechazados de las Universidades…

Sería el año apropiado para pensar en El fin del fin del mundo, no para ponernos sentimentales y catastrofistas, sino para HACER ALGO.

Nos gustaría que la vida dejara de ser un martirio y el bienestar obra del destino.

En fin… 2011 puede ser el inicio o el final. Puede sonar el despertador y despertarnos o dejarnos dormidos. Puede ser el espacio para que el artista cree libremente o se someta a absurdos estatutos.

Puede ser el punto en el que las acciones vuelen y aterricen en forma conjunta y finalmente, la contorsión de las voces disloque, aunque sea un poquito, la quebrada estructura que por más que intenta sostenernos, parece derrumbada desde hace ya mucho tiempo.

Fotografía. Eniac Martínez.

-Luis Josué Lugo

Anuncios
Comments
2 Responses to “Del otro lado”
  1. ¿?El Preguntón¿? dice:

    Que bueno está este texto, me hace pensar, reflexionar, sentir y meditar ¿qué somos y a donde vamos? Qué es está humanidad, ¿es más que un cumulo de intereses, de luchas y de sufrimientos?, ¿es una masa de iguales sin valor? donde solo hay unos pocos individuos que valen, no, es una humanidad que se mueve en conjunto, es una gran humanidad que ha dicho basta.
    Ya veremos en 2011 donde la masa pondrá la acción y los demás lo demás.

  2. Lupe Revueltas dice:

    Un año más en el calendario gregoriano no me cuestiona si continuar o desfallecer. Para los guerreros no hay tiempo, somos espada al frente y corazón en la mano.

    No basta con conocer realidades, urge la transformación de la conciencia. Urgen cambios a largo plazo y no marchas y volantes fútiles.

    Hace falta acción, pero hace más falta la conciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: