De Monseñor y las licencias aliancistas (o como sea)


 

Tomm Campa

“La hipocresía exterior, siendo pecado en lo moral, es grande virtud política.”
Francisco de Quevedo

Campa estaba muy contento navegando en el mar cibernético, aprendiendo muchas cosas, leyendo noticias muy serias en un periódico en línea que algunos llaman Facebook, cuando se enteró que el líder espiritual de la iglesia política llamada Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) visitaría la FCPyS de la UNAM para participar en una “mesa redonda”. Campa corrió por unas veladoras, bajó los párpados y pidió en voz baja a “la mafia del poder que nos robó la presidencia (y el corazón del pueblo)” impidiera la visita de Monseñor Obrador (así bautizado por Tomm). No sirvió para nada: la maldita mafia no boicotea eventos, sólo elecciones presidenciales (donde Monseñor aparece en las boletas) y algunas consultas ciudadanas.

Por alguna extraña razón en la “mesa redonda” donde se debatiría sobre “La izquierda y el 2012”, sólo hubo personajes afines al prelado, colaboradores del órgano de difusión pejista, tales como: Héctor Díaz Polanco, Rolando Cordera Campos, Octavio Rodríguez Araujo, José María Pérez Gay (por cierto, ya no lo inviten, no sean insensibles…) y por supuesto, su majestad Obrador. Evidentemente, se dijeron muchas cosas sobre la supuesta izquierda mexicana (a propósito, Campa cree que la izquierda no está en los partidos tradicionales, menos en Obrador) pero nada que no cayera en el onanismo intelectual.

Lo que en realidad piensa Tomm es que se trató de proselitismo o si no, que alguien le explique a Campa qué significan frases como: “El proyecto de Obrador sí es alternativo, de progreso y bienestar”, “La verdadera izquierda la encabeza AMLO”, “Sólo AMLO es izquierda, todo lo demás es de derecha”, “La honestidad es el eje de AMLO”, “Las alianzas son pragmáticas y sucias…”.

 

(Bien)venido, AMLO (milenio.com)

A propósito de las alianzas, Campa quiere dejar bien claro que la nariz de Obrador no crece por una cirugía para oler mejor las fechorías de “la mafia del poder que nos robó la presidencia (y el alma del pueblo)”, sino por mentiroso e incongruente; Campa le cuenta por qué. En 2004, cuando Monseñor era el dueño absoluto del PRD, pactó una alianza (de la que ahora se espanta) con el panista Javier Corral para ganarle la gubernatura al PRI en el estado de Chihuahua. La alianza fue operada por René Bejarano, desde entonces la mano derecha de Obrador. ¿Cómo la ve desde ahí? Sin albur, claro.

Pero la cosa (no les digo que son unos mal pensados) no queda ahí. A Monseñor se le ocurrió, para aparentar congruencia ante su feligresía pedir licencia en el PRD. Así es, usted leyó bien, pidió licencia en el PRD. Campa se atreve a decir que en ningún partido existe la figura legal de la licencia, ahora que no salgan con que la abuelita de Batman… ¡háganle el favor a Campa! Como bien decía (ahora sí) la abuelita de Tomm, la militancia partidista es como los embarazos: “se está o no se está”. La cosa está muy clara, una tempestad pasó por el cerebro de Obrador.

Tomm estaba en esas (¿¡!?) cuando se imaginó a Monseñor hablando con Chuchín Ortega: – Mira tú, anaguao, ashotao, me voy a salí un ratito del partido, me voy con el bandío Encinaj al PT y Convergencia; ahí luego lej avijo cuándo regrejo, ¿’tá güeno? – No, espera, quédate, mira, te lo ruego… – A cachumbeá el mushe de los panistas… (Pontificó).

Y sobre las consultas, ni se diga. Monseñor ha sido “defensor” acérrimo de éstas y ahora que sabe que perderá, reniega de ellas. Sí, seguramente estarán adulteradas por las manos diabólicas de “la mafia del poder que nos robó la presidencia (y la salvación del pueblo mexicano)”. Pero, ¡caray!, a ustedes todo les roban: la presidencia, las consultas, la dirigencia, las ligas…, sean más cuidadosos con sus cosas, ¿no?

Por último, lo que en realidad cree Campa es que todo el circo de la licencia no es más que chantaje político. Monseñor está amenazando con fracturar al PRD. Por otro lado (no sean mal pensados), también Tomm cree que las alianzas se consumarán con el único objetivo de desalentar la percepción colectiva de que el PRI es invencible. Sin embargo, Monseñor bien sabe que sin alianzas en el Estado de México la oposición (¿¡!?) no tendrá posibilidades. Aun así, se aferra a su simulada congruencia. Por eso Campa pregunta, ¿en realidad Obrador es el estadista que México necesita?

Ah…

Campa no tenía pensado ir a ver la película “Presunto culpable”; sin embargo, como nuestro sistema judicial y la Secretaría de Bobernación (Sebob) la vetaron, ahora Campa irá a verla. ¿Ya ven lo que provocan!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: