ARGUMENTO LIMPIO: El PRI, el PAN y su relación contra el narcotráfico II


Carlos Altamira

La suma de las personas muertas por la llamada “lucha” o “guerra” contra el narcotráfico asciende, aproximadamente, a 36 mil. Pareciera que  no existe una disminución en la venta y tráfico de drogas en México. Al contrario, encontramos una sociedad aterrada por la violencia y un mayor consumo de estupefacientes. Por si fuera poco, México es un atractivo mercado para la venta de armas largas y de grueso calibre.

¿Por qué, a cuatro años de la advertencia del presidente de la Republica sobre su lucha contra la criminalidad, seguimos padeciendo las ejecuciones, levantones, desaparecidos, “daños colaterales”, etcétera, etcétera?  En seguida las posibles respuestas.

La política del presidente mexicano busca mantener un control de la producción de narcóticos y entradas de dinero. Lo que realmente se busca es centralizar el mercado de las drogas para satisfacer a ciertos sectores sociales. Hoy vemos combate, no para erradicar, puesto que esto ya estaría acabado, sino para controlar y monopolizar el mercado.

En primera instancia, es increíble que se termine  un negocio como el narcotráfico que deja entre 229 y 350 mil millones de pesos al año, según el Reporte de Estrategias sobre el Control Internacional de Narcóticos del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Ese dinero fluye en la economía mexicana en forma de cascada para los diferentes sectores de la sociedad. El lavado de dinero es como cualquier fantasma: todos suponen que existen, lo sienten, pero nadie sabe dónde se aloja.

Es un hecho que el narcotráfico no terminará con una lucha “fingida” contra el crimen organizado. Todo seguirá operando con acuerdos o sin acuerdos. Pero lo que es un hecho es que debe pararse la ola de asesinatos entre bandos contrarios mediante pactos.

Por otra parte, la política de Felipe Calderón tiene un símil muy claro con las acciones de Álvaro Uribe en Colombia. Ambos países están apoyados por Estados Unidos para el combate de la criminalidad, (“plan Colombia” y “Plan Mérida”) pero el mismo tiempo son el mercado venta de armas. En su tiempo, el país centroamericano, vivió épocas de violencia casi idénticas a las que se viven en México. En Colombia existía el Cártel de Medellín, y aquí existe el Cártel de Sinaloa.

El libro El narcotraficante n.-82 de Sergio Camargo, habla acerca de la narcopolítica en Colombia. Menciona, por medio de investigaciones, la forma de operar del cártel de Medellín, el apoyo de Estados Unidos, no para limpiar el narcotráfico, sino para regularlo.

Toda esta publicación, puede aplicarse a la realidad mexicana. Es obvio que son dos realidades distintas, pero  hay elementos que parecen tener el mismo modo de operar de un gobierno que busca erradicar al narcotráfico, de un ejército confuso y de un Estados Unidos interesado en cuestiones monetarias.

Sólo por recodar

En el Rally Electoral ya se preparan los nuevos pilotos que competirán por el trofeo del Estado de México. Las tres escuderías ya empiezan su maquinaria electoral, mediática y de chismes. Los próximos meses serán definitorios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: