La reforma laboral y la democratización sindical


Francisco Javier Montaño

Hace poco más de año y medio, la compañía de Luz y Fuerza del Centro fue extinguida por decreto presidencial, en una acción que provocó reacciones encontradas en gran parte de la clase política y la sociedad mexicana en general. Hoy, la reforma laboral presentada por el PRI, niega una de las principales soluciones a la corrupción que, en su momento se le criticó al SME: la democratización y transparencia sindical.

En los espacios informativos con mayor difusión en medios de comunicación, se ponderó la extinción como necesaria, se afirmó que LyFC era un organismo ineficiente que sólo extraía dinero del presupuesto para sostenerse como una empresa que brindaba un pésimo servicio y mantener un sindicato jurásico: estático, corrupto y protector de un trabajador no calificado y con poca disposición para laborar. La opinión de que “esos trabajadores viven como reyes”, era común denominador en quienes se pronunciaban a favor de la extinción de LyFC para que la Comisión Federal de Electricidad se encargara de cobrar en sus medidores de luz. En el sindicato electricista existía corrupción.

Por otro lado, otros medios, entre ellos este espacio, criticamos dicha acción dado su carácter ilegal y su naturaleza autoritaria y turbia, pues se debe recordar que la Policía Federal entró a las instalaciones de LyFC horas antes de que el decreto fuera expedido, además de que después se comprobaron las intenciones privatizadoras de liquidar a más de 40 mil trabajadores con protecciones laborales que les permitían llevar un nivel de vida por encima del obrero mexicano promedio. No obstante, se debe reconocer que en el sindicato electricista existía corrupción.

Durante una entrevista realizada en 2010, los electricistas se pronunciaban a favor no sólo de su sindicato sino de las condiciones laborales de todos los trabajadores mexicanos. “Nuestro nivel de vida que tanto critican algunos sectores de la sociedad es el nivel de vida que se merecen todos los trabajadores en México”, me dijo Daniel Ramírez, ex electricista encargado de Comunicación Social del Sindicato Mexicano de Electricistas. A pesar de lo anterior, en el sindicato electricista existía corrupción.

La semana pasada, el PRI reeditó una reforma laboral similar a la planteada por Acción Nacional hace exactamente un año; ambas se han lanzado con el apoyo total del secretario del Trabajo Javier Lozano Alarcón. El análisis de dicha reforma revela, además del tinte neoliberal claramente contradictorio en que el tricolor ha sumido sus propuestas, las intenciones de las críticas falaces de aquéllos que en su momento han afirmado que los sindicatos deben desaparecer porque son corruptos, como el SME.

No se puede negar la corrupción y el poder exacerbado que los sindicatos acumulan y que se han convertido en el eterno contrapeso de la ineficiencia laboral: todos conocemos a un trabajador que no trabaja pero que tampoco es despedido porque el sindicato lo ampara, ¿no sería la democratización y transparencia sindical una vía adecuada para contrarrestar este abuso de la protección otorgada al trabajador por el Estado? Pero con una reforma que deja en la desprotección a unos y asegura los privilegios de otros, el sistema laboral mexicano no es equitativo ni justo.

Para esta reforma, el PRI, partido de bases obreras y campesinas en sus orígenes, tomó en consideración el veto que el Consejo Coordinador Empresarial planteó sobre puntos como mantener la jornada de trabajo en 40 horas, fortalecer la prima de antigüedad y las clausulas de días de descanso; la nueva iniciativa ignora, por supuesto, la supresión de la toma de nota que el secretario de la STPS debe otorgar a los sindicatos.

En la misma línea, también se legalizan los esquemas flexibles de trabajo como el outsourcing y el freelancing. Se da vía libre para subcontratar, ampliar contratos laborales e institucionalizar ese sistema de esclavitud moderna llamado “días de prueba y entrenamiento”. Ni por asomo se propone una democratización de los sindicatos ya existentes que tantos votos proporcionan al PRI cada elección. El SME habrá sido corrupto, pero el SNTE, dada la excelente calidad de la educación en México, ni por asomo requiere ser reformado y contemplado en una reforma a la Ley Federal del Trabajo.

Lo curioso es que, en un pretendido intento por reformar las condiciones del trabajador en México, el PRI por un lado atomiza a los trabajadores, pues les niega la posibilidad de sindicalizarse mientras al mismo tiempo sus sindicatos con líderes charros quedarán en el mismo estado de corrupción; similar al SME, aunque peor, pues los primeros tienen mucha menos autonomía política.

Así las cosas, en lugar de la democratización y transparencia sindical que los trabajadores, base histórica del priismo, necesitan para su protección y al mismo tiempo su rendición de cuentas, el tricolor ha optado por pintar de otro color una iniciativa de ley de un partido a quien tanto critica sus posturas neoliberales.

En México, los únicos trabajadores con condiciones de vida envidiables, son nuestros legisladores, quienes el jueves 17 sólo presentaron puntos de acuerdo y salieron con rumbo a sus respectivos estados para disfrutar de un puente de cinco días que ellos mismos se otorgaron, sólo para que no quede duda de que los trabajadores también necesitan descanso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: