Instrucciones para no pensar en ella


Instrucciones para no pensar en ella

Por Alfonso Hernández

 

Antes de comenzar con las indicaciones, se especifica que el pronombre “ella” es la posibilidad de aludir a cualquier mujer que pueda llegar a ausentarse, aun estando muy cerca de usted; ya sea por un título (noviazgo, amigos con derechos, o sólo una amistad), o, por el contrario, se trate de una conversación no dicha que, sin embargo, explique la distancia entre los dos de manera irrefutable.

En primer lugar, conserve la calma. Para no pensar en ella, tal y como sucede cuando no se piensa en nada, es preciso romper todos los relojes de la habitación donde se encuentre. Como es sabido, los recuerdos inexistentes (o bien la evocación de un futuro imposible), no suceden jamás en un sitio donde no ha pasado el tiempo y, por ende, tampoco es comprensible el término distancia en ninguna de sus formas.

En segundo lugar, despeje sus ideas y ocupe su mente. Es más sencillo ignorar los pensamientos cuando se tiene la cabeza fría y el entendimiento ocupado. Tal y como versa un refrán: “la mente en blanco es oficina del Diablo”. De tal suerte, es recomendable tararear una canción, realizar algún deporte, o simplemente dar un paseo. En este punto, evite aquellos espacios donde pudiera encontrarla. Respire.

Ya un poco más sereno y con las ideas claras, procure conversar y divertirse con sus amigos. Conocer nuevas personas y escuchar otros puntos de vista, le ayudarán a expandir su horizonte cultural y al mismo tiempo incrementarán sus oportunidades para conocer diferentes individuos.

Eluda las comparaciones. Bajo ninguna circunstancia vincule actitudes, gestos, palabras o afinidades de una persona con ella. Los seres son independientes y distintos pese a las similitudes que pueden llegar a presentar.

Intente pasar un tiempo a solas pero no se aísle del mundo (los ambientes solitarios sólo atraerán los pensamientos que trata de evadir), ni abandone sus actividades cotidianas. Con el trancurso de los días, podrá esclarecer sus sentimientos y, simultáneamente, ordenará su perspectiva con respecto a la situación. Mantenga los ojos abiertos y el corazón firme, que no endurecido. El amor, sea el afecto que sea, no precisa de cobardes.

Por último, deseche todas la sugerencias, consejos, y palabras, así como los recetarios que tengan como finalidad el no pensarla, o peor aún, el olvidarla. Si verdaderamente no desea saber en absoluto de ella, arránquese los ojos, córtese lo oídos, arroje su lengua por el retrete y brinde a los perros (sin son de la calle mejor) la inutilidad de sus manos, acarícielos.

Este punto es vital para lograr su cometido porque el conflicto nunca ha sido ella, sino usted. Entienda: no hay recetas para vencer la distancia, mucho menos fórmulas para el olvido. La única instrucción para no pensarla, es darse cuenta de que, por usted, ella jamás consultaría un instructivo…

Anuncios
Comments
2 Responses to “Instrucciones para no pensar en ella”
  1. Cuau dice:

    Me gusta mucho la forma y el contenido: muy buen artículo. El tema que trata, atento a las condiciones constantes de esos momentos en que se quiere dar la orden a la mente de olvidar a una de ellas, se resuelve primero -y alegremente- a partir de pasos sencillos, pero finalmente repara en que la atención debe virarse hacia uno, que es donde se gesta la promoción y reproducción del sentido que tiene una ella para un él. Todo muy claro, y reconociendo que la reflexión se puede gestar en la sátira de poner las ideas cual instrucciones para preparar la receta que uno aún no sabe.
    Mi frase favorita -por ilustre-: “Mantenga los ojos abiertos y el corazón firme, que no endurecido”.

  2. Dante Corleone dice:

    Mi frase favorita: “El amor, sea el afecto que sea, no precisa de cobardes”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: