Activismo, en redes sociales… ¿y en la calle?


Dante Alberto Montaño Brito

En últimos días y debido al auge apabullante de las llamadas redes sociales, hay quienes aseguran categóricamente que, en cuestión de participación política, “las pancartas, las mantas y el megáfono han quedado en el olvido”, pues hoy en día los líderes estudiantiles utilizan Facebook, Twitter y Youtube para interactuar y comunicarse con la ciudadanía.

El problema toma dimensiones mayores cuando se toma en cuenta la apatía política lamentable de los jóvenes; evidentemente, a causa de muchos problemas, como la desilusión, la falta de representatividad, la carencia de beneficios materiales o culturales, la ideología del sistema que alimenta el conformismo a través de los medios convencionales de comunicación y la educación oficial y, en última instancia, al mismo desarrollo del sistema económico capitalista.

Ahora bien, preguntémonos, ¿cuántos movimientos juveniles de grandes multitudes ha habido en el País en los últimos años? Ninguno. Hoy día, no existe el impulso de un gran movimiento estudiantil como en el 68 o el 71, pues la gran mayoría de los jóvenes han perdido el interés en la política o mejor dicho, nadie les ha inculcado una cultura política (estarán de acuerdo en que nadie nace con dicha cultura).

Sin embargo, ante este escenario que podría calificarse de pesimista, no han faltado quienes han aprovechado los beneficios de las redes sociales.

También esteremos de acuerdo en que ahora resulta difícil que los chavos salgan a las calles a una manifestación, un mitin, una marcha, pues les parece “poco atractivo o nada divertido”, incluso no le ven caso, piensan que no cualquiera puede salir a hacerlo o que afectan a otras personas. Por eso vale la pena rescatar que ahora algunos chavos se manifiestan a través de las redes sociales, poniendo algún comentario como el “no a la militarización”, “no a la reforma judicial”, “no más pobreza”. Esto, evidentemente no es lo mejor; sin embargo, puede ser un medio para generar inquietud política y de ahí saltar a la manifestación práctica, pues de nada sirve poner en Facebook o Twitter “a favor de la educación” y no hacer nada por ella.

De ahí la importancia de las redes sociales en la participación política, pues brindan un espacio para la información y comunicación, además del intercambio y discusión de posturas ideológicas. En este sentido son más efectivas que el volanteo y pega de carteles, pues en las redes los usuarios tienen la posibilidad de comentar, criticar, autocriticar, plantear propuestas, mejorar las ideas; sin embargo, esto no va en detrimento del activismo de a pie, sólo lo complementa.

Debido a que mucha gente todavía no tiene acceso a internet ni por tanto a las redes sociales, craso error sería considerar de inútil o menospreciar el activismo y la organización política que desde ahí se puede impulsar.

Es decir, el uso activo e intenso de las redes sociales y otras plataformas tecnológicas, sirven para llegar a más personas, para lanzar convocatorias más efectivas y con mayor alcance, además de generar una mayor participación e incluso la adhesión a los proyectos políticos. Es una forma de ampliar el universo de jóvenes al que van dirigidos los mensajes.

Por ejemplo, la marcha y encendido de velas en la explanada de Rectoría de Ciudad Universitaria, del día 17 de febrero, se empezó a gestar a través de Facebook y Twitter (lo que no quiere decir que la organización boca a boca fuera prescindible), de tal forma que alguien convocó a sus amigo, éstos a su vez invitaron a otros amigos y éstos a otros, el resultado: cerca de mil 500 jóvenes.

Un clic facilita la organización, genera una mayor difusión e, incluso, más participación, pero no suple de ninguna manera la manifestación con carteles, pintas, marchas, mítines, etc. Por eso el reto es en primer lugar, llegar al mayor número de usuarios, interesarlos en determinado proyecto y de ahí pasar del clic a la realidad.

Es decir, el activismo no se puede ni debe quedar sólo en la red, la gran apuesta es: la movilización en las calles.

Ahh…

¿Por qué hacen reformas políticas y no hacen verdaderas reformas económicas para que “vivamos mejor”? ¿Será porque en más fácil darnos “más democracia” que darnos trabajo, aumento de salario, aumento del poder adquisitivo? Enhorabuena por los que creen que pueden ser presidentes de la República por una candidatura independiente y que sus “iniciativas ciudadanas” serán aplicadas.

Anuncios
Comments
One Response to “Activismo, en redes sociales… ¿y en la calle?”
  1. aqs89 dice:

    Completamente de acuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: