Mundial de Taekwondo: cayeron los favoritos


Por Roberto Ruiz Carmona

El taekwondo, disciplina deportiva que, de acuerdo a los resultados obtenidos en la última década, parecía ser un oasis de logros y conquistas para el deporte nacional, acaba de registrar un histórico fracaso.  En el mundial de la especialidad, México perfilaba como favorito, y sin embargo,  de Corea del Sur,  sede del  evento, el representativo no consiguió medallas o como mínimo, hacer valer su condición de potencia en el ramo.

Como en los clavados, nuestro país viene confirmando su jerarquía en el taekwondo a nivel de competencia mundial. Los referentes más próximos, y cuyos logros son recientes, han evitado que los medalleros en pro de la causa mexicana, queden en ceros. Basta con mencionar a los medallistas de Beijing 2008, María Espinoza y Guillermo Pérez, a Iridia Salazar con su bronce obtenido en Atenas 2004 y al ya veterano, pero no menos importante, Víctor Estrada.

Aunque este deporte no sea publicitado en demasía, los resultados positivos han reclamado la atención de un país, unos cuantos días, en unas cuantas notas y menciones mediáticas. Una racha que comenzó desde 1975 y que acumuló 20 ediciones de campeonato del mundo con participación en el pódium de la especialidad, es el palmarés de la delegación mexicana en eventos internacionales, sin contar las preseas olímpicas donde incluso hay oros.

Por ello, en días recientes, la sequía de medallas en el Mundial de Gyeongju, Corea, encendió los focos rojos de la Federación Mexicana de Taekwondo. De pronto, la madurez de la disciplina se cuestionó no sólo por no conseguir metales, sino incluso, por el papel que desempeñó el representativo mexicano en tierras surcoreanas y la reestructuración que, a partir del suceso se tiene pensada.

Para quienes gustan del dato estadístico o sencillamente, no están al tanto de este golpe, el 6 de mayo, el periódico Excélsior detalla en información como la siguiente: 1) 13 de 15 competidores aztecas no figuraron entre los 8 mejores  del mundo, 2) Desde hace tres décadas, México no concretaba una actuación así de negativa, 3) de 15 combates celebrados, los nuestros perdieron 15 y,  4) sólo las mujeres llegaron a cuartos de final (María Espinoza, Itzel Manjarrez y Carolina Acosta).

Si todavía la historia y los datos del fracaso, parecieran no ser suficientes y explicar lo delicado del tema, las opiniones vertidas al respecto y las llamadas de atención en los órganos directivos encargados del taekwondo, quizá faciliten la comprensión.

Primero, Juan Manuel López, presidente de la Federación Mexicana de este deporte, se mostró preocupado al señalar que se analizarán los errores cometidos con miras al preolímpico (evento que define cuántos representantes mexicanos asistirán a Londres 2012) y dejó entrever la presión que también Luis Onofre, entrenador nacional, acarrean por el compromiso de obtener cuatro plazas olímpicas en la disciplina.

Luego, y en una visión más conciliadora o disimulada, Alejandro Cárdenas, subdirector de Calidad para el Deporte de Conade, advirtió sobre la necesidad de “una reflexión interna”. En dicha reflexión, la ayuda será proporcionada y a decir del ex velocista, “la ropa sucia lavada en casa”.

Finalmente, desde una perspectiva más cercana y con casi una década en el cargo, el ex entrenador nacional Reynaldo Salazar (padre de dos figuras nacionales y medallistas olímpicos; Óscar e Iridia Salazar), manifestó su inconformidad al solicitar mayor interés de la Federación y trabajos o planes efectivos. “Los cambios deberán de hacerse en los entrenadores, hay que buscar un perfil a las circunstancias porque no es posible que países africanos hayan quedado mejor que nosotros”, señaló.

Acaecido esto, resta hacer algunos cuestionamientos. ¿Fue la gira que desde diciembre del año pasado hasta antes del mundial, mermó el nivel de calidad de los mexicanos en la justa? ¿Hubo quizá, exceso de confianza de México como potencia en este deporte? ¿O es un problema más de estructura entre los órganos que administran los recursos?

Sea cual sea la hipótesis, parece ser que aún en las disciplinas más consolidadas del deporte mexicano, todavía hay mucho por hacer. Quizá, las estrategias de trabajo sean a corto plazo, las expectativas demasiadas sobre las mismas figuras que desde hace dos juegos olímpicos batallan para traer medallas o, un panorama real para vislumbrar un escenario futuro en Londres 2012.

El sabías que…

El taekwondo es uno de los pocos deportes que siempre recibe el recurso que solicita a las autoridades federales y que sus representantes viajan a campamentos con un costo de financiamiento que ronda los tres millones de pesos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: