Efluvios de una bronca


Jorge Luis Cortina

La ciudad de Morelia fue objeto de diversas menciones a largo de los últimos días. En primer lugar, se le designó como sede del juego inaugural del Mundial sub-17, primer evento de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) celebrado en México desde la Copa Confederaciones, en 1999. Por otro lado, fue el epicentro de uno de los encuentros definitorios del último torneo de liga. La antigua Valladolid está, sin duda alguna, en boga dentro del orbe futbolístico.

Lamentablemente, el tercero de los acontecimientos refirió también al que trajo consigo las mayores consecuencias dentro de la opinión pública: la bronca posterior al encuentro de vuelta de semifinales entre los Monarcas y el Cruz Azul. Ventilados por las tomas de televisión, los jugadores del conjunto cementero José de Jesús Corona y Christian ‘Chaco’ Jiménez resultaron estigmatizados por el periodismo local, al punto de conseguir que el primero de ellos fuera removido de la convocatoria de la selección mexicana para la Copa Oro, a celebrarse a partir del 5 de junio.


Sin embargo, la crítica hacia estos jugadores no derivó en el mismo tipo de sanciones en contra del recinto michoacano. Basta con recordar que los hechos que desencadenaron las acciones de los cruzazulinos ya mencionados, surgieron a partir de la entrada de un espontáneo que, aprovechando el pobre dispositivo de seguridad alrededor de la cancha, se coló al terreno de juego para burlarse del capitán cementero Gerardo Torrado a sabiendas de la inminente eliminación de su equipo.

Según el reglamento de la Primera división, toda invasión de la cancha representa como sanción automática, y sin importar la existencia o no de antecedentes, el veto de un partido a la plaza en cuestión. No obstante, el estadio Morelos fue anunciado inmediatamente como el recinto que guardaría el encuentro inicial de la final que enfrentó a Monarcas con los Pumas.

Ante ello, surgieron diversas dudas en ciertos círculos mediáticos. En ESPN, por ejemplo, se barajó el miedo que los directivos de la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) tuvieron a ventilar los problemas de seguridad y organización de la liga local ante las autoridades de la FIFA. Recuérdese que miembros de esta institución asistieron el martes 17 de mayo (dos días después de la bronca en el Estadio Morelos) al sorteo del Mundial sub-17, en el cual se estableció que el equipo mexicano utilizaría como sede principal dentro de la ronda de grupos el inmueble en cuestión.

Medios como el diario Récord, por su parte, apuntaron a los intereses económicos que la empresa TV Azteca (dueña del club michoacano) defendió ante la Femexfut para evitar el castigo correspondiente a lo ocurrido. Una vez más, el lucro de uno de los consorcios televisivos con el futbol ayudó a manipular las reglas del juego a su conveniencia (cabe recordar la acción emprendida durante los juegos de cuartos de final de la presente liguilla, en la cual se implementó una interrupción al minuto 25 de cada tiempo de juego aprovechada por Televisa y TV Azteca para difundir anuncios comerciales).

Pero en cualquiera de las circunstancias, lo polémico radica en la falta de interés –o cuidado– para hacer cumplir las reglas del juego. Ateniéndose a ellas, resulta inobjetable el error cometido al permitir al club Monarcas celebrar uno de los encuentros de la final de liga sin acatar sanción alguna. Y, en todo caso, resulta aún más reprobable que la FIFA no haya prestado la debida atención a este problema.

Como siempre, la liga mexicana y su federación se manejan a través de una regulación flexible, la cual permite que, mientras el máximo organismo futbolístico del planeta no se entere de lo ocurrido aquí, se pueda llegar a extremos como el caso del Estadio Morelos. Ante la fiesta de los directivos, los problemas con los que deben lidiar quedaron en el olvido. Entre tanto, la imagen del recinto sede el próximo Mundial sub-17 se mantiene intacta, a diferencia de lo visto con los jugadores participantes de la bronca desatada por una falla de seguridad en ese lugar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: