Dinastía alemana


Por Iván Rodríguez Gudiño

A más de medio siglo del primer triunfo de un piloto alemán en la Fórmula 1 y tras el dominio de Michael Schumacher con aquellos siete campeonatos mundiales a principios de siglo, Sebastian Vettel se ha convertido en la última sensación en el automovilismo mundial. Actual campeón del mundo, piloto más joven en conseguir el primer lugar en la parrilla de salida  y en ganar una carrera a los 21 años, es algo del palmarés que lo ha hecho ver como el nuevo diamante en bruto del automovilismo mundial.

El joven piloto teutón ha roto todo tipo de parámetros conseguidos por otros deportistas en la máxima posición del automovilismo. Durante toda su carrera este alemán ha destacado en cada categoría en la que ha estado. Apodado en Alemania como el baby Schumacher, él siempre ha rechazado todo tipo de comparación, con una de las más grandes leyendas deportivas en su país. Sin embargo, hoy todo ha cambiado. Este novato se ha valido de sus logros para demostrar a toda una afición que él puede salir adelante por sus méritos individuales y con ello, comenzar a escribir su propia historia.

A sus 23 años, Vettel, extremadamente rápido en su evolución en el deporte y en cada una de las pistas en donde corre su  automóvil  RB7 de la escudería Red Bull Racing, presenta inmejorables comportamientos y éxitos de la talla de un gran campeón que le han valido para ser considerado uno de los proyectos más sólidos para el automovilismo en los próximos años.

Su vida es la historia de una herencia. Un muchacho sin mucha popularidad e importancia en sus inicios en el automovilismo lo hicieron ver como un principiante más en este deporte, sin embargo sus récords y las hazañas marcadas en los Grandes Premios la han hecho crecer poco a poco como el nuevo referente del automovilismo alemán ante el retiro en el año 2004 de su compatriota Michael Schumacher.

Sebastian Vettel ha continuado con la hegemonía alemana dentro  el automovilismo mundial. Desde 1994 cuando Schumacher consiguió su primer título mundial, la mayoría de los campeonatos eran comandados por variados pilotos de distintas nacionalidades. Sin embargo, en el año 2000, cuatro años después de su primer título en Fórmula 1, Michael Schumacher comenzó por liderar una de las leyendas más significativas en el deporte. Ser campeón mundial en siete ocasiones (1994, 1995, 2000, 2001, 2002, 2003 y 2004) lo hicieron ver como una de las figuras más importantes de todos lo tiempos en el automovilismo.

En el año 2004, Schumacher decide retirarse de la práctica automovilística y con ello dejar vacante su título sin creer que su país unos cuantos años después podría tener la dicha de poseer al nuevo campeón mundial en Fórmula 1, Sebastian Vettel, un joven piloto que hasta hoy puede ser considerado como el gran heredero a todo lo obtenido por Michael Schumacher.

Esta supremacía gestada por Alemania en el automovilismo, se podría pensar no ha sido obra de la casualidad, puesto que este país con el paso del tiempo, se ha convertido en una nación importante en la evolución del automovilismo como deporte de la formación de importantes pilotos entre los cuales pueden destacar Michael Schumacher, Nico Rosberg, Timo Glock y el actual campeón mundial Sebastian Vettel, así como en la instauración de la más alta tecnología en muchos de sus  automóviles como el WO2 reciente monoplaza de la escudería Mercedes Benz para el campeonato 2011 de la Fórmula 1.

La dinastía iniciada por Michael Schumacher y Sebastian Vettel en los últimos 10 años responde a las expectativas generadas por una de las potencias europeas más importantes en la producción de automóviles a nivel mundial así como el interés a la formación de nuevos pilotos para las máximas competiciones en el mundo del motor.

Ante ello, los logros deportivos obtenidos por Alemania en el automovilismo en gran parte se pueden resumir a dos palabras: Michael Schumacher, dado que, hablar de automovilismo es recordar en el momento al único deportista que ha podido conseguir ser siete veces campeón en la Fórmula 1. De modo que Michael Schumacher va a permanecer por mucho tiempo como uno de los mejores pilotos de los últimos tiempos, quedando a la espera de que algún día alguien pueda superar su gran hazaña. Mientras que Sebastian Vettel hoy no se encuentra en la Fórmula 1 para romper los récords de Schumacher, sino para comenzar una carrera distinta en donde en un corto plazo él también pueda ser visto y recordado como esa gran leyenda que hoy nada más posee el heptacampeón mundial Michael Schumacher.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: