Los recursos están en manos de particulares


El preguntón

Actualmente los abusos cometidos contra los trabajadores por parte de las empresas privadas son cada vez más frecuentes y con más complicidad de las autoridades ¿Qué resultados ha dejado esto? Para saberlo es necesario conocer parte del proceso de gestación.

Por ejemplo, alrededor de una quinta parte del ahorro nacional es abonado por los trabajadores en el Sistema del Ahorro para el Retiro (SAR), estos recursos se han transformado en la segunda mayor fuente de recursos en la economía y sin embargo “los recursos que de manera obligatoria deben aportar a las Afore los trabajadores del sector privado y los empleados del sector público federal se han convertido en una de las principales fuentes de financiamiento para las empresas privadas del país, algunas de las cuales son las impulsoras de una reforma a la actual legislación laboral que busca limitar los derechos de los propios trabajadores.”

De acuerdo a los datos publicados por la Consar en abril, el total de recursos registrados en las Afores llegó a 2 billones 221 mil 190 millones de pesos, los que se han beneficiado más son grupos privados, especialmente filiales financieras. Estos recursos representaron más del doble del crecimiento de la economía en su conjunto, que creció a una tasa anual de 4.6 por ciento en el primer trimestre de 2011, según información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

“Del total de los recursos registrados en las Afore en abril de este año, indicó la información de la Consar, un billón 404 mil 466.7 millones de pesos, 63 por ciento del total, corresponde a recursos aportados directamente por los trabajadores.”

“Hasta abril de este año, del total de recursos de los trabajadores 8 por ciento está invertido en instrumentos de renta variable que cotizan en el mercado accionario local; otro 9.9 por ciento en bolsas de valores fuera del país; 17.7 por ciento en instrumentos de deuda privada nacional; otro 2.7 en instrumentos estructurados, y 3 por ciento en papeles de deuda de empresas internacionales. En total, 41.3 por ciento del total de los recursos están colocados con particulares.”

En la columna de Carlos Fernández-Vega México SA del 11 de marzo de 2011 nos aporta información para darnos una idea y desglosar ¿Quiénes se benefician de está situación? mientras la economía mexicana estaba en picada (en 1994) la revista Forbes reporto 24 magnates mexicanos, si se juntan las fortuna el resultado es 44 mil 100 millones de dólares. En aquel momento Forbes atribuyo a Carlos Hank González  3 mil millones dólares, quien de inmediato pidió lo borraran por el año de 1994.

“Esos caudales equivalían a 11 por ciento del producto interno bruto de entonces. De este total, alrededor de 15 por ciento (6 mil 600 millones de dólares) correspondieron a Carlos Slim, esto es, casi 2 por ciento del PIB.”

“En 2005, con una tasa anual promedio de ´crecimiento´ de 2 por ciento, sólo aparecieron 10 magnates inventariados, pero sus fortunas conjuntas sumaron 50 mil 800 millones de dólares, alrededor de 7 por ciento del PIB. De este total, 60 por ciento (30 mil millones de dólares) correspondieron Carlos Slim (5 por ciento del PIB). Un lustro después (Forbes 2011, con cifras de 2010), la decena de empresarios acumuló 125 mil millones de dólares 12 por ciento del producto.”

Sólo para dar otra idea, monopolios como Grupo Carso concentran en el mercado de las telecomunicaciones más del 90% en algunos rubros. Quien ahora disputa este control con Grupo Televisa que históricamente a concentrado el 70% del mercado televisivo**. Grupo Carso se concentra el 7 por ciento del PIB.

Según el Banco Mundial, “lo ganaron mediante conexiones políticas y acceso privilegiado a los mercados, no por la innovación y el esfuerzo competitivo que se asocian con el crecimiento. “Una serie de grupos de interés media, y muchas veces captura, la relación entre el liderazgo político y los ciudadanos en general, lo que afecta el suministro de bienes y servicios públicos. Su influencia se debe en parte a su capacidad de intervenir en el proceso de diseño de políticas públicas, en especial en lo relacionado con la capacidad de atacar u obstaculizar funciones o fuentes de ingreso que son claves para el Estado.”

Esto se debe a un fenómeno llamado degeneración monopólica que consiste en: “como todo monopolio, el monopolio capitalista engendra inevitablemente una tendencia al estancamiento y la descomposición. En la medida que se fijan, aunque sea temporalmente precios monopolistas, desaparecen hasta cierto punto las causas estimulantes del progreso técnico y por consiguiente de todo progreso y avance, surgiendo así la posibilidad económica de contener artificialmente el progreso técnico***

Es por estas razones la incapacidad de que brinden servicios adecuados, a precios justos y con sus propias inversiones, hacen lo contrario deterioran su  servicio y además toman el dinero de los trabajadores para hacerse de aún más riqueza de la que ya concentra, son los beneficiarios de las políticas públicas y cada vez aportan menos a la sociedad mexicana, los recursos están en unas cuantas manos, están en manos de particulares.

** Para entender los medios de comunicación de José Carreño Carlón

*** El imperialismo, fase superior del capitalismo, Lenin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: