A 40 años de la guerra antidrogas ¿cuáles son los resultados?


El Preguntón

A 40 años de que el presidente estadunidense Richard Nixon  declarara la guerra contra el narcotráfico en 1971, cabe  la pregunta: ¿Cuáles son los resultados? Para saberlo primero debemos remontarnos a un importante antecedente, que va de 1920 a 1933 en la ciudad de Chicago, con la prohibición de alcohol, la Ley seca, uno de cuyos resultados fue que personajes como Al Capone entre otros lideres mafiosos se volvieran muy poderosos.

 Si lo comparamos con Joaquín “El Chapo” Guzmán declarado por la Administración de Drogas y Narcotráficos de Estados Unidos (DEA) como el capo más poderoso de los últimos tiempos, encontramos una gran similitud  con el famoso “gánster”, pues ambos llegaron a ser lo que eran por traficar con productos ilegales.

Se podrían poner una infinidad de ejemplos, ya que en todo el mundo hay cárteles mafiosos que se hacen de mucho dinero por traficar con artículos prohibidos, pero no sólo las drogas están dentro de este marco, también las armas, como en México.

Un informe elaborado por senadores de EE.UU. llamado Deteniendo el tráfico de armas de fuego estadounidense en México revelo que 70% de los arsenales confiscados son fabricadas en el país norteño; según cifras de  la ATF, estas son las armas con las que se equipan los cárteles mexicanos. A la par de eso el comercio legal de armas creció un 48% según datos del INEGI en el gobierno de Felipe Calderón, las importaciones de armas de guerra de 2006 a 2009 se incrementaron en 205%, al pasar de 7 millones 574 mil dólares a 23 millones 112 mil dólares, la mayor parte de ellas provienen de EE.UU.

 A partir de estos datos encontramos algo muy curioso: los traficantes de armas se benefician de la guerra antinarcóticos porque venden armamento a ambos bandos. El operativo Rápido y furioso puso a la vista de todos como Washington interviene en México, ya que el operativo se realizó sin consultar de manera alguna a autoridades mexicanas y dejó ver la forma en que esas armas se introducen a nuestro país.

El banco estadounidense Wachovia lavó miles de millones de dólares del narcotráfico mexicano y le abrió las puertas al sistema financiero desde 2004. Esto se supo a principios de 2008  por investigaciones de la DEA,  que descubrieron las acciones de lavado de dinero por medio de envíos a México, así como de transferencias bancarias y cheques de viaje.

El valor de la industria mundial de drogas  ilícitas se calcula en 320 mil millones de dólares, el equivalente a 1% del comercio mundial (La jornada, 17 de junio de 2011); en esto están involucrados los bancos como Wachovia que en 2011 pagó una multa de 110 millones de dólares y otra de 50 millones por haber permitido transacciones de dinero ilícito y por no haber impedido la utilización de dinero en efectivo para el transporte de 22 toneladas de cocaína.

Otro problema es que la multa total que pagó el Wachovia no llegó al 2% de los 12,300 millones de dólares de beneficios que obtuvo el banco en 2009 por estas operaciones. (El economista, 4 Abril de 2011). A la par de esto, las consecuencias sociales de la política de prohibición han sido severas; Nora D, Volkow (bisnieta de León Trotsky) en entrevista con el New York Times señala que la adicción a las drogas no debe ser tratado como un asunto judicial sino de salud pública, pues “de hecho, ya es una de las guerras más caras y más destructivas de este país (EE.UU.)”.

 Aquí se podrían agregar otros lugares como México, donde la violencia ha dejado un saldo aproximado de 40 mil muertos en lo que va del sexenio, nuestro país vive una especie de “guerra civil” según señala Eduardo Buscaglia, asesor de la ONU.

Pero ¿cuál es la posible causa? Noam Chomsky enfatiza que esta “guerra antinarcóticos” fue inventada para suprimir tendencias democráticas en Estados Unidos y para extender el control imperial en el extranjero, esta guerra tiene objetivos distintos a los pronunciados oficialmente. Fue un esfuerzo de Nixon por superar la guerra de Vietnam en Estados Unidos.

“Reagan amplió la campaña de manera significativa. En los primeros años de su administración se intensificó la campaña, acusando a los comunistas de promover el consumo de drogas” “La guerra contra las drogas, como otras políticas, promovida tanto por liberales como por conservadores, es un intento por controlar la democratización de las fuerzas sociales”

“Para determinar los objetivos reales, podemos adoptar el principio jurídico de que las consecuencias previsibles determinan la intención. Y las consecuencias no son obscuras: subyace en los programas una contrainsurgencia en el extranjero, y una forma de ´limpieza social´ en lo interno, enviando enormes números de personas ´superfluas´, casi todas hombres negros, a las penitenciarás, fenómeno que condujo ya a la tasa de encarcelamiento más alta del mundo, por mucho, desde que se iniciaron los programas, hace 40 años” (La jornada, 17 de junio de 2011).

A propósito de eso Alfredo Jalife-Rahme apunta sobre la ley Arizona SB 1070 algo interesante, las empresas penitenciarias se benefician de encarcelar muchos inmigrantes y por tener las prisiones repletas, de esto ¿Qué tanto se enriquece de los encarcelados por la guerra contra los narcóticos los concesionarios de las cárceles?

A 40 años de la guerra antinarcóticos declarada por Nixon los resultados son muy distintos a los prometidos: unos la tachan de fracaso, por otro lado, ¿qué tanta razón tiene Noam Chomsky sobre el verdadero objetivo de esta guerra? Si analizamos sus resultados podremos saberlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: