¿Lockout en la NBA?


Alejandro García Domínguez

Estados Unidos no es Estados Unidos sin los deportes. No quieres ser el muchacho que se metió con los deportes…

Ron Artest, jugador de la NBA

El día D

El paro patronal cesó. Los jugadores regrasarán a jugar por un acuerdo de 50 partidos, debido a las negociaciones que hubo en el transcurso del tiempo concerniente a la temporada regular. Las aclaraciones y soluciones al contrato colectivo de trabajo (CBA en sus siglas en inglés) estaban puestas sobre la mesa. La paz comenzó a respirarse, pero no tardó en hacer acto de presencia la crisis que se vendría en la NBA debido al paro patronal. Era 1999.

Desde ese entonces David Stern, comisionado de la NBA, y Billy Hunter, presidente de la asociación de jugadores (NBPA, en sus siglas en inglés), comenzaban a conocer las repercusiones que se avecinarían después de haber superado la huelga en aquel entonces. Trece años después, los dilemas volverían. Ahora el día D es el 30 de junio del 2011 para cesar las negociaciones y llegar a un acuerdo colectivo. Los principales sobrevivientes de aquel 1999 son Stern y Hunter.

En los últimos 6 meses, los dilemas acerca de una posible huelga se han fortalecido, (no tanto para opacar una post-temporada 2010-2011 que ha cumplido con los espectadores, así lo ha manifestado la NBA en su página oficial). Por un lado se tiene de nuevo a Stern en defensa de los propietarios de los equipos. Por el otro lado está Hunter en defensa de los jugadores. Las diferencias que se han ido hilando son meramente económicas y contractuales.

Pero cuáles son los factores y posibles causas que han surgido a lo largo de las diferencias entre los dueños y los jugadores. Aparte, cuáles serían las repercusiones si se llegara a dar una huelga o paro patronal. Antes de esto también cabe descubrir si en realidad la huelga es posible en un contexto actual.

Ya hubo una antes del fin de siglo

En la temporada 1998-1999 hubo un paro patronal que ocasionó que los 82 partidos disputados en temporada regular se redujeran a sólo 50. Todo debido a que el contrato colectivo no pudo discutirse de manera satisfactoria, la consecuencia fue llamar a paro patronal. Stern y Hunter ya no se veían con cara de ser amigos del trabajo. Sin embargo, el contrato fue actualizado y la fecha de vencimiento se programó para la temporada 2004-2005.

No obstante, según Chris Sheridan, analista de ESPN.com, en su reportaje acerca de este tema aseveró que “la historia ha demostrado que toma aproximadamente cinco años para reconstruir un negocio y devolverlo a donde estaba antes del paro, eso lo sabe muy bien Stern y Hunter.”

A principios de mayo del 2005, los rumores de un nuevo desacuerdo entre propietarios y jugadores comenzó a hacer ruido en los estadios donde ya se estaban disputando los playoffs.

Los cambios de ánimo de Stern han sido motivo de ironía, según una nota de ESPNdeportes.com, ha pasado de ser “optimista” a “esperanzador” en cuanto a su expectativa en las negociaciones. Stern, como buen padre le dice a su hijo el aficionado: “No pasa nada, todo se resolverá”.

El 18 de mayo, cayó una bomba noticiosa: las relaciones habían quedado rotas y que al parecer un “lockout” [término utilizado en Norteamérica para decir que habrá una huelga] era algo inminente. En todo momento el presidente del sindicato de jugadores, Hunter, mantuvieron un perfil bajo sin argumentos ni declaraciones.

Los puntos más conflictivos del convenio del 2005 se centraban en la duración de los nuevos contratos y en el porcentaje de ganancias que se iban para pagar los salarios.

Pero el 20 de junio se solucionó la situación. Mientras los Spurs de San Antonio se preparaban para su sexto juego contra los Pistons de Detroit, estaban Hunter y Stern en una sala de prensa para aliviar asperezas y llegar a un nuevo contrato colectivo, cuya duración sería de 6 años.

Los cambios fueron los siguientes, según Chad Ford, enviado especial de ESPN en junio del 2005: “A los contratos se les redujo un año de ampliación. Pasó de ser de 7 a 6 años para agentes libres […] Todos los salarios serán garantizados. La propuesta les da a los jugadores la tranquilidad de recibir al menos el 57 por ciento de las ganancias relacionadas con el básquetbol (GRB, siglas en inglés) en forma de salarios y el tope salarial aumentará.”

En una entrevista realizada al Dr. Alfonso Bouzas, investigador especializado en derecho laboral de la UNAM, destacó que el dato acerca de otorgar el 57% de las ganancias relacionadas con el baloncesto son alarmantes “Les estás dando muchísimo, si lo ponemos en términos de empresa, no se da más del 43%. En este caso [de la NBA] es demasiado. Habría que ver a qué se refieren con “ganancias relacionadas”. Tal vez porque es un deporte y los jugadores son tu fuente de riqueza les das oportunidad de que tengan más beneficios, pero considero que la NBA ha cedido mucho”

Estas consecuencias tal vez no estaban contempladas, y mucho menos si una crisis financiera no iba a ser posible. Se equivocó Stern.

El optimismo navega en las aguas de la crisis

En el 2008, la crisis financiera azotó las finanzas americanas. La inmunidad para cualquier sector estaba vedada. La NBA no se salvó de la situación.

Una nota del diario mexicano El economista (11 de febrero del 2009), expuso la mala suerte de la NBA para que le cayera encima la crisis, ya que en los años 2007 y 2008 se había puesto un récord de 3.8 billones de dólares por entradas durante la temporada regular, un incremento de 6% con relación al pasado, y cada equipo tuvo cuando menos 10.6 millones de dólares en ganancias, la más alta en 10 años.

Esto fue una llamada de atención a los propietarios de sus respectivos equipos. La NBA, (a pesar del optimismo de Stern emitido en el fin de semana del juego de estrellas de la NBA al decir que la crisis no tendría un efecto negativo en la liga) tuvo que solicitar un préstamo de 175 mdd para distribuirlo a los equipos que necesitaban ayuda económica. Los números rojos brotaron como sarampión por cada una de las franquicias.

En paralelo, el sindicato de jugadores mantuvo el perfil bajo. Lo único que pidieron a partir de la crisis fue que se les mantuvieran informados paso a paso de la situación económica de la liga. La NBA no vio inconveniente y concedió.

En marzo del 2009, el entonces entrenador de los T-Wolves de Minnesota, Kevin McHale, ya arrojaba las primeras discusiones que desembocarían en el actual dilema de la huelga de jugadores. McHale manifestó que “las grandes estrellas de la NBA y el resto de los jugadores, cuando se tenga que negociar el próximo convenio colectivo, deberán hacer recortes considerables en sus contratos súper millonarios.”

El comisionado de la NBA rechazaría las declaraciones del coach de T-Wolves al argumentar que no había que ser “catastrofistas” ante la crisis. ¿Debió de dar esa declaración Stern?

En julio del mismo año, Stern aceptaría que había que bajar el tope salarial, el cual ya había crecido más al que se acordó en el último contrato colectivo. Así que el tope y el impuesto al lujo fueron rebajados a 57 mdd y 69 mdd respectivamente. La decisión ya estaba emparentada con los números rojos de al menos 12 equipos que habían perdido ganancias. A partir de ahí, las aguas se calmarían y la sarampión estaría controlada, pero no por mucho tiempo.

Proceso de lockout: ¿99% seguro?

En el 2010 las cuestiones financieras no mejorarían mucho. Una pérdida de 370 mdd preocuparía a Stern sentado en su escritorio en Nueva York. Esto no impidió que de nuevo el tope salarial aumentara a 58 mdd aproximadamente. No por nada James, Bosh y Wade conformarían una élite en el Heat de Miami. Asimismo ocurrió con Amare Stoudmire a los Knicks de Nueva York y el traspaso de Carmelo Anthony al mismo equipo pero a mitad de temporada.

Pero este aumento en el tope salarial no evitó que se hicieran “malas inversiones”. Así lo expuso el diario mexicano Milenio (13 de julio del 2010), acerca de las caras contrataciones que al parecer fueron un derroche de dinero. Casos como el de Drew Gooden y sus 36mdd por 6 años y de Brendan Haywood por sus 6 años y 55mdd son un ejemplo claro.

A finales del 2010, el optimismo de Stern se diluiría como sudor sobre gatorade al proponer un recorte en el tope salarial y en el impuesto al lujo porque son “excesivos para la liga”. Stern tiene pensado cambiar el modelo económico de la NBA y esto a grandes rasgos no se necesita lógica para intuir el desacuerdo de los jugadores y sus intereses.

 Las discrepancias abrirían un abismo entre ambas partes el día en que Hunter argumentaría que él estaba un “99% seguro” de que habría de realizarse un paro laboral en julio del 2011. “Pienso que es altamente probable que habrá un cierre patronal y me estoy preparando para ello porque no veo nada más en este momento […] No veo realmente que sean tan apremiantes los cambios que están pidiendo”

Anteriormente el comisionado de la NBA había pensado en desparecer equipos que carecieran de rentabilidad; sin embargo, optó por limitar en vez de retirar. Es por eso la necesidad de implantar un nuevo tope salarial “duro” (estricto y más riguroso), así lo argumentó Álvaro Martín en un reportaje hecho para ESPNdeportes.com en marzo del 2011.

En el pasado juego de estrellas de la NBA, celebrado en Los Angeles, se congratularon Billy Hunter y David Stern para discutir y llegar a un consenso. Falló. No se llegó a ningún acuerdo y las declaraciones fueron disímiles al terminar la reunión. El diario El mundo (20 de febrero) expuso que Stern dijo después de las negociaciones “Tuvimos una gran brecha y ahora también. Por supuesto, somos más listos ahora de lo que éramos entonces. Ya hemos experimentado un cierre patronal. Sabemos lo que se siente” y por otra parte Billy Hunter espetó “La última propuesta trasladada por los propietarios incluía más demandas y resultaba todavía más restrictiva que la primera”.

Esto no ha dejado que las proyecciones vengan a relucir en un futuro. Una de ellas es la migración de jugadores de la NBA a Europa. Casos expuestos en ESPNDallas.com, como el de Dirk Nowitzki [Dallas], Kobe Bryant [Los Angeles], Brandon Jennings [Milwaukee], Andrei Kirilenko [Utah] han declarado en diferentes medios la posibilidad de ir a buscar suerte en el extranjero si hay un paro laboral.

Por otra parte, el riesgo de un paro laboral implicaría la posibilidad de que varios jugadores comiencen a pensar en el retiro. Es obvio que no beneficiaría a Tim Duncan [San Antonio], Kevin Garnett [Boston] e incluso Steve Nash [Phoenix]. El hecho de perder toda o la mitad de la temporada no es un augurio que beneficie su desempeño. Pero son simples especulaciones. Nadie salvo Shaquille O´Neal, ha levantado la bandera blanca.

En una entrevista a Hugo Axél García, redactor web del diario deportivo La afición en México, expuso sus perspectivas hacia este rubro: “No creo que se vayan a Europa. Para que eso sea posible tendría que extenderse la huelga mucho tiempo. Aparte hay que agregar que los propietarios no estarían tan flexibles como para dejar ir a sus jugadores aunque éstos no les paguen. Bien se sabe que el paro laboral no se puede extender tanto.”

La posibilidad no está cerrada pero los problemas legales en cuanto a los contratos puedan resultar afectados. El sindicato de jugadores ha ejercido mucha presión, y esto es evidente debido a su impasividad en los medios que se ha venido dando entre Hunter y Stern.

Actualmente, equipos como los Spurs de San Antonio, Grizzlies de Memphis y Nets de New Jersey, han decidido tomar diferentes medidas en cuanto al trato con sus respectivos planteles, la causa: le incertidumbre de un “lockout”.

Alfonso Bouzas Ortiz ha mantenido su postura en cuanto a la lógica de la NBA en la manera en que se ha llevado a cabo la huelga: “todo es una relación de pretensiones, cada uno busca defender sus intereses, pero ese es el problema. No se trata de buscar la solución hacia un grupo, en sí, el objetivo que deben tomar en cuenta es buscar un equilibrio. Sé que el comisionado lo ha manifestado así, pero una cosa son las palabras y otra las acciones”

Los pronósticos son diferentes en cuanto a especulaciones pero el final es el mismo. Hugo Axél dijo “no creo que haya una huelga como tal, aún hay tiempo para que se resuelvan las diferencias. Tal vez pase como lo del 99, pero estoy seguro que la temporada no se va a perder, aquí la interrogante es ver qué tanto van a ceder los jugadores, de eso dependerán muchas cosas”.

En el caso de Bouzas dijo “aún hay tiempo, si uno reflexiona las fechas es casi seguro que la hagan cardiaca, de suspenso. Pero al final, llegarán a un acuerdo, deben estar conscientes ambas partes de que una huelga en sí, en sentido jurídico, perjudica en un lapso de tiempo determinado”.

Como dato curioso el 23 de octubre del 2010, en Espn.com, Chris Sheridan, se atribuiría el papel de profeta al prever los primeros dilemas entre los propietarios y jugadores. Sheridan dijo sus predicciones “A mediados de febrero, Stern dirá algo así como “es demasiado difícil saber ahora mismo en qué dirección nos dirigimos” y cuando llegue el día D, el 30 de junio, las partes se pondrán de acuerdo para detener el reloj y continuar hablando otro día más o dos o tres. Esto significa que el 2, 3 ó 4 de julio, sabremos con seguridad si es guerra o paz, huelga o no huelga. Al fin y al cabo, las mentes razonables probablemente prevalecerán y la sensatez probablemente triunfará. Incluso me arriesgo a adivinar exactamente cuándo sucederá eso: entre las 10 y las 11 de la noche hora del Este del 3 de julio del 2011” Habrá que ver si la profecía se cumple.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: