El otro mundial, el otro futbol…


Roberto Ruiz Carmona

A pesar de erigir a México como potencia en un mundial y ganarle también a Alemania; el otro futbol, el futbol americano, sufrió de menosprecio a causa del soccer. Según parece, ser cuarto del orbe en el pasado mundial de futbol americano celebrado en Austria, es poco para un país donde, mayoritariamente, la cultura del soccer casi se mama; o es mínimo en trascendencia, cuando los medios locales definen cuál de los dos deportes merece ser materia de  embeleso patriótico.

Cuando en México concluía el Mundial Sub-17 con héroes vendados en la cabeza, e hinchas aztecas que les adulaban como si trajesen un penacho mexica, en Austria, los que portaban casco eran apenas nombrados. El mundial de americano inició el pasado 8 de julio y el duelo en el cual debutaba el Tri de tocho contra Alemania, no encontró eco si se le compara con el Tri de siempre (el de soccer) que, apenas un día antes, se imponía también a los germanos y bajo las mismas condiciones de un mundial de la especialidad que a cada selectivo corresponde.

En mundiales de futbol americano, México posee dos subcampeonatos (1999 y 2003) y aunque su liga no es tan publicitada como la NFL, la cosecha de jugadores dentro de las universidades del país han proyectado el desarrollo de este futbol y sobre todo, de jugadores como el perteneciente a Pumas CU, Jonathan Barrera, el liniero Jorge Valdéz (jugador más valioso en el duelo contra los favoritos, Estados Unidos), el pateador José Maltos y Rodrigo Goofy Pérez, mariscal de campo.

Durante los primeros cotejos, los marcadores quedaron en pro de los mexicanos. Alemania cayó por un marcador de 22-15 y en un segundo duelo, el combinado tricolor dio cuenta de los australianos con soberbia actuación y un resultado de 65-0.

Ambos encuentros, quizá por caprichos del calendario (al empalmarse la final sub-17 de soccer y el camino para la consecución del título mundial en americano), no tuvieron un mínimo de relevancia hasta que México, en su tercer partido, enfrentó a la potencia, al favorito, al némesis patriótico… Estados Unidos.

Hasta ese momento, y por supuesto, superados los efectos del somnífero pambolero en los periodistas deportivos mexicanos, la atención se volcó sobre los del casco y no sobre los de la venda. Para el juego del 12 de julio, el papel de México en futbol americano cobraba relevancia y como si se tratara de una afición un tanto mercenaria u ocasional, habría que exigirles la victoria sobre la hegemonía gringa.

Sin embargo, tal petición iba en contra de un futbol americano donde las universidades y escuelas sí han integrado el tema deportivo a sus planes de estudio y formación. Estados Unidos, conocido como el país que mejor ha desarrollado su liga en este deporte, posee mayor cultura organizacional, deportiva y financiera para este tipo de competencias atléticas. De ahí que se impusiera 17-7 a su similar mexicano.

Concluida la fase de grupos y tras la derrota que impedía disputar la final, los aztecas enfrentaron al segundo lugar del sector B, Japón. Para muchos aficionados, el duelo se inclinaría a favor de México pero, los nipones, mismos que en dos ocasiones le han arrebatado a nuestro país la gloria mundial, se alzaron con el tercer puesto del certamen al imponerse apenas por 17-14.

Para el 15 de julio, ahora sí, sin hablar del soccer en ninguna de sus presentaciones, algunos más (de esa afición creada por los medios) se sentían decepcionados de lo que pudo ser “un orgullo para el país”, o dicho en tiempos del narco, “el respiro que México necesitaba”. Así, sin más consuelo que el cuarto lugar del planeta, el verdadero aficionado del tocho mexicano recordaba, en torno al futbol, su clase de homónimos en primaria.

Explico. Futbol americano y futbol soccer, en términos de significado, comparten una palabra que remite a lo mismo: un deporte. Pero, aún con sus variantes, tiene distinta connotación para los intereses de una agenda periodística deportiva como la mexicana. En este homónimo, sea por las mismas fechas, rivales similares y logros parecidos, la cobertura mediática o su valor, parecieran inclinarse por definición, del lado pambolero.

Anuncios
Comments
One Response to “El otro mundial, el otro futbol…”
  1. Lenica dice:

    rayos!!!!!! cuenta razón tienes, somos producto de los medios y olvidamos lo demás que nos brinda este país, y no solo en deporte no? sino en variados aspectos, como sea de nuevo gracias Robert por abrirme los ojos una vez más, te seguire leyendo jeje 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: