La nueva guerra por los goles


Iván Rodríguez Gudiño

En una sociedad donde la voluntad popular parece estar subordinada al poder de Don Dinero y a las intenciones de los grandes empresarios es obvio que poco importa la esencia de un deporte o la pasión con la que pueda vivir un afición con la anotación de su equipo predilecto, pues hoy la lucha entre los clubes por meter un gol en la portería contraria ha quedado atrás para dar pie a una novedosa lucha que se da detrás de un escritorio por adquirir la transmisión de los partidos más importantes del futbol mundial.

Esta contienda que en los últimos años poco a poco han gestado las televisoras, ocasiona que el futbol siga convirtiéndose en un maravilloso producto lucrativo, en donde todas las partes ganan (dueños, patrocinadores, equipos y televisoras) a excepción del aficionado, que en todo momento debería de ser la estrella principal de este espectáculo, pero que al final siempre es el personaje antagonista que acaba financiando la mayoría de los dividendos de todas las fracciones involucradas en esta coyuntura, a través de la adquisición de una playera oficial, la compra de un bono anual o los más recientes paquetes televisivos para tener todos los partidos de futbol en la comodidad del hogar.

A partir de los contratos millonarios que firman canales deportivos como TDN, Multigol, TVE, Fox Sports y ESPN para adquirir los derechos de equipos tanto nacionales como internacionales, buscan que el aficionado pagué por tener siempre los mejores eventos futbolísticos a través de cuotas mensuales que tratan de plantear a partir de “atractivos” planes, que de primera vista resultan poco costosos pero sí después ya son multiplicados por los 18 forzosos meses que van asignados en un contrato, muchas veces dicha situación termina siendo un gasto innecesario para el seguidor mexicano que podría pagar desde 5 mil 292 pesos por un paquete básico, hasta 12 mil 384 por uno de los mejores planes en la televisión de paga.

Esto ha dado como resultado que el deporte más popular del mundo se aleje de las grandes masas para transformarse en algo selectivo y aún más costoso a partir de la inmersión de los canales de paga en este juego.

Todo ello empezó con el Campeonato Mundial Corea-Japón 2002, cuando DirecTV compró los derechos del torneo a la FIFA. Esta situación hizo que los canales de televisión abierta sólo tuvieran la oportunidad de transmitir algunos partidos de dicha copa, en donde todos aquellos que no tenían acceso a los entonces exorbitantes precios de la televisión de paga, se quedaron con las ganas de ver varios de los partidos de dicho mundial. Esto fue lo que en gran parte pudo ocasionar un antes y después en la difusión del futbol mundial, dado que a partir de ese evento, los canales de paga comenzaron por invertir en la privacidad de los eventos deportivos a través de sus circuitos cerrados.

Dicha circunstancia volvió a repetirse para la programación de los siguientes mundiales en los años 2006 y 2010, sólo que al ver el interés de nuevas televisoras por apropiarse de los derechos de los juegos, la FIFA decidió ya no sólo vender los transmisiones a una sola receptora mundial sino más bien desde ahí se dio el lujo de expender los derechos a canales nacionales, tratando que entre más televisoras por ende más derechos y al final muchos más ingresos para la maravillosa Federación Internacional del Futbol Asociación.

La transmisión de partidos de futbol por televisión de paga se ha convertido en algo muy redituable para las grandes cadenas teledifusión, pues la gran aceptación y el interés del público por seguir a todo momento resultados, goles, estadísticas y encuentros en vivo motiva a que la mayoría de las televisoras con señal en el país busquen convertir a este deporte en un negocio redondo; si no basta con recordar  la millonaria  negociación que hasta hace unos años realizó Televisa con el Club Guadalajara al pagar casi 200 millones de dólares por transmitir sus encuentros cada 15 días.

Un ejemplo más de esto son las constantes inversiones que realizan aquellos canales cerrados como TDN, Fox Sports e ESPN por adquirir los derechos de equipos de futbol tanto nacionales como internacionales entre los cuales figuran el Club Deportivo Cruz Azul, el Santos Laguna, el Manchester United o el actual equipo del portero mexicano Guillermo Ochoa, el Ajaccio de Francia.

Este tipo de negociaciones es lo que hoy han marcado la nueva guerra del futbol por adquirir la transmisión cada ochos días de los mejores equipos tanto del torneo nacional como de la Premier League o la Liga de las Estrellas en España.

El gran auge y popularidad desarrollado en este deporte, demuestra que el futbol en los últimos años se esté convirtiendo en un negocio muy rentable, razón por lo cual distintos empresarios cada día invierten más en este gran monstruo generador de más ingresos hacia aquellos accionistas que apostaron todas sus canicas a este juego.

Ante ello, hoy las televisoras son las que deciden cuáles son los equipos que deben ser difundidos por señal abierta y cuáles por sus resultados o popularidad deben de ser apreciados por canales de paga en donde ahora los aficionados deben remunerar un costo extra por apreciar algunos partidos de su club preferido.

Toda esta desafortunada situación ha ocasionado que la diversificación de negocios entorno a este juego genere una expansión más selectiva para el seguimiento del deporte, pues al cerrar, obstruir o poner un precio por apreciar un partido, los seguidores muchas veces no tienen la posibilidad de adquirir un evento y sólo aquellos favorecidos con la capacidad de pagar dicho suceso sean los afortunados de observar y gozar de este maravilloso juego, en donde para mal de la esencia del futbol, la televisión da un valor monetario a un club por el rating, más allá de los resultados deportivos conseguidos por éste, razón por la cual al final la afición pueda pensar que por desgracia “sin televisión no hay futbol”.

Anuncios
Comments
One Response to “La nueva guerra por los goles”
  1. ISAAC CRUZ dice:

    Es una buena nota,. aunque en realidad en la actualidad todos los aficionados sabemos que el fútbol esta decayendo a culpa del mal manejo que se le esta dando desde el enfoque empresarial! este negocio esta cayendo en el famoso termino de la miopía de marketing, se les esta olvidando a los dueños, directivos y federaciones que el deporte es un entretenimiento y están explotando en exceso la imagen individual de los jugadores, en vez de exigir que desempeñe correctamente su trabajo.
    Muy buena nota!! COMO CONSUMIDORES DEL FÚTBOL EXIGIMOS ENTRETENIMIENTO DE CALIDAD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: