El miedo de AMLO


Luis Lozano

Hay varios elementos que han llevado a pensar que Andrés Manuel López Obrador (AMLO), es hoy el precandidato mejor posicionado para ser elegido por la “izquierda” como abanderado para la contienda presidencial en 2012. Según una encuesta publicada por Reforma el domingo 31 de julio, la ventaja que tiene en cuanto a popularidad al interior del Partido de la Revolución Democrática (PRD) sobre el otro contendiente, Marcelo Ebrard Casaubon, es de más de 40 puntos porcentuales, cifra que parece irreversible para octubre, cuando se dice que la dirigencia del aurinegro elegirá a su candidato.

Además, AMLO cuenta con el respaldo de los otros dos partidos de “izquierda”: el del Trabajo (PT) y el Movimiento Ciudadano (MC, antes Convergencia, el cual por cierto utiliza como imagotipo el águila juarista, como lo hace el tabasqueño desde 2006, y donde Luis Walton, su coordinador, ha reconocido que “no hay dados cargados” y que estarían dispuestos a apoyar a Ebrard si él fuera elegido candidato, sólo si lo fuera).

Por si con ello no bastara, AMLO ha asegurado que él será candidato a la presidencia, tajante, decidido, no por ello único y sin importar el resultado de la encuesta con la que se decidirá quién competirá por la presidencia de la República, la cual no quiere que salga de los militantes perredistas, consciente de su debilidad fuera de ese instituto político.

Sin embargo, pese a todos esos elementos, AMLO tiene miedo. No está seguro de que será él el candidato. Acaso como una medida precautoria ante la volatilidad de las preferencias que arrojan las encuestas, sobre todo luego de su experiencia en 2006 cuando la ventaja que mantenía respecto del candidato panista Felipe Calderón era muy cercana a la que hoy tiene sobre Ebrard y al final resultó derrotado, López Obrador mantiene una estrategia de desprestigio y de presión contra el jefe de Gobierno capitalino, en contraste con los pocos ataques que ha recibido el tabasqueño.

Y es que desde hace no mucho, harán dos semanas, el periódico favorito de AMLO, La Jornada, se lanzó con todo en contra de Ebrard luego de la caída de una pieza del rompecabezas, mejor conocido como “segundo piso del periférico”, para resaltar la irresponsabilidad del jefe de gobierno en este asunto y la ligereza con que se entregan las concesiones para las obras; e incluso uno de sus columnistas señaló que de haberle ocurrido esto a AMLO antes de la contienda por la candidatura presidencial, el tabasqueño tendría que haberse despedido de su aspiración por la severidad con la que se le censuraría y se le marcaría de mal gobernante.

Aunado a ello, el mismo jefe de gobierno ha tenido complicaciones para elegir al candidato para su sucesión en el GDF, lo que lo deja mal parado ante los líderes de su partido, pues refleja la falta de autoridad y de respaldo que tiene al interior del PRD capitalino.

Esa misma incapacidad para elegir a su sucesor fue aprovechada por AMLO y su gente para meter aún más presión al otrora Secretario de Seguridad Pública capitalino, destituido en su momento por el Presidente Fox luego del linchamiento de dos agentes de la policía federal en Tláhuac el 23 de noviembre de 2004. Y es que el diputado federal del PT por Iztapalapa, Gerardo Fernández Noroña, quien ya había anunciado algunas semanas atrás sus intenciones de ser candidato a la jefatura de gobierno del DF, comenzó una campaña en el Metro el 1º de agosto, en la que él y su gente distribuyen material propagandístico de su labor legislativa, con intenciones de adquirir más presencia entre la gente hacia la elección del próximo año.

Incluso el mismo Fernández Noroña ha advertido de un repunte del PRI en la capital, el cual podría costarle la jefatura de gobierno a la “izquierda”. Aun consciente de ello, y de que él no aparece siquiera en las encuestas y más bien el petista que podría competir no es él sino Ricardo Monreal, ha comenzado su ejercicio de autopromoción. Pero sin posibilidades reales de ganar, ¿qué pretende? ¿Para qué realizar este gasto?

Esto puede ser otra forma más de presión de parte de AMLO y su gente contra Ebrard para que desista de sus aspiraciones presidenciales. Pues al pensar en un hipotético caso en el DF que la izquierda compita por separado, aunado a la presión y emergencia del tricolor en la capital y la falta de un candidato empático y conocido popularmente (una encuesta realizada en julio por Excélsior refleja que Beatriz Paredes es la posible candidata más conocida en el DF y de la que mejor opinión se tiene, [Sexenio, 18 de julio de 2011]), se ve difícil que el PRD pudiera conservar el gobierno capitalino, lo que representaría una derrota muy grande para Marcelo, reflejo de su falta de liderazgo y su poca capacidad para lograr acuerdos al interior del partido. El resultado le costaría incluso el apoyo del partido al dejar ir uno de los bastiones perredistas en el país.

Es por ello que Fernández Noroña ha aparecido de pronto por los vagones del metro: para encontrar un punto más para negociar con Ebrard y evitar los conflictos y las divisiones de la “izquierda”, para que renuncie de una buena vez a la disputa, ante tantas presiones externas, y deje que AMLO sea el candidato a la presidencia de la República, sin escindir el partido ni desprestigiar aún más al de por sí ya gastado “presidente legítimo”.

O sea que pese a todo, la insistencia de AMLO por desprestigiar a Marcelo Ebrard  deja en claro que éste no es tan débil como las encuestas y los posicionamientos de López Obrador quieren dar a entender. ¿O por qué AMLO tiene tanto miedo? ¿Algo tendrá que ver con el PAN?

Comments
One Response to “El miedo de AMLO”
  1. ¿Y el “follow the money”?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: