Lógica para Alejandro


Francisco Javier Montaño

La lógica es un elemento imprescindible de toda enunciación discursiva. Cualquier persona que emita información específica debe hacerlo bajo una estructura de pensamiento tal que dicha información concuerde, pueda entenderse, y, en última instancia, pueda ser calificada como verdadera. La lógica cobra mayor importancia en situaciones discursivas de interés público, como cuando los gobiernos se ponen en contacto con sus ciudadanos, pues las personas nos vemos directamente afectadas por las declaraciones de funcionarios públicos. Habrá que recalcárselo al mismísimo secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional (CSN), Alejandro Poiré.

Durante una conferencia de seguridad fronteriza llevada a cabo en El Paso, Texas, Poiré declaró que el aumento en el consumo de drogas en México se debe a que nuestra capacidad de compra ha mejorado.

La lógica interviene aquí con su postulado más básico: De lo verdadero, se sigue lo verdadero; de lo falso, cualquier cosa. Bajo los argumentos usados por Poiré, las agencias federales de seguridad podrían preguntar: ¿si el objetivo es disminuir la droga, entonces lo que se debe de hacer es disminuir a su vez la capacidad de compra de los usuarios? ¿Empobrecer a una población, ya de por sí pobre, para que no tenga para comprar droga? ¿Ése será el tono de la estrategia contra el narcotráfico?

Por otro lado, desde la secretaría de Economía, de Hacienda o de Desarrollo Social alguien podría cuestionar: ¿si nuestra finalidad es elevar los ingresos y la capacidad de compra de la población, esto quiere decir que contribuimos a que la demanda de droga se incremente?

Ni una ni otra. Decir que la droga tiene más demanda porque la economía crece es un argumento lógico a todas luces falso, es decir, una falacia. Simple lógica: Si la premisa es falsa, la conclusión también. En este caso, el secretario Poiré debería tener en cuenta que el crecimiento de nuestra economía no significa el aumento de la capacidad de compra de nuestra población, en tanto que las cifras de crecimiento se obtienen principalmente de índices macroeconómicos: de la actividad de grandes industrias públicas o privadas que, cierto, dan trabajo a una parte de la población y con ello elevan la cantidad de dinero circulante, pero que también se quedan con la mayor parte de las ganancias, lo cual no repercute en el aumento de la capacidad de compra de los trabajadores, que siguen ganando lo mismo.

En resumen: el mejoramiento de la economía, es decir el insignificante 2% que nuestra economía puede crecer en un trimestre, no repercute en su totalidad –ni siquiera un 1% o .5%- en la capacidad de compra de los consumidores mexicanos.

Pero bueno…

En la misma conferencia, el delegado de la Procuraduría General de la República en El Paso, Hugo Ernesto González Salinas, dijo: “Lo que nos preocupa ahora es qué vamos a hacer con la droga que se está quedando en México, a raíz del éxito de los esfuerzos de ambos gobiernos por detener el paso de drogas a Estados Unidos”.

¿Se le fue la lengua, se confundió, dijo la verdad? Esperemos que la tercera opción no sea la correcta, pues ello implicaría que los esfuerzos del gobierno federal “para que la droga no llegue a nuestros hijos” no se refieren precisamente a los hijos de quienes viven en México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: