El punto y coma, en peligro de extinción


Luis Lozano

En términos lingüísticos, no sólo las palabras se extinguen por el desuso. La condición de mutabilidad, advertida por Saussure en su lista de dicotomías de los sistemas lingüísticos, aplica tanto para los semantemas (elementos lingüísticos dotados de significado a través de un referente a un “algo”, sea material o abstracto)  como para los morfemas (aquellos signos que no están dotados de un significado referencial pero son necesarios para dar forma a las construcciones lingüísticas, como las conjunciones), entre los que se pueden ubicar los signos de puntuación.

El uso de estos signos se maneja como algo que se decide en el habla, es decir, en el uso práctico de la lengua por cada uno de sus “hablantes”, no necesariamente de forma oral. Incluso la Real Academia Española (RAE) somete a decisión del hablante (en este caso, en su faceta de escritor, pues al hablar generalmente no se usa la puntuación) el uso de algunos signos. Esto ha llevado, junto  con algunos hábitos derivados del sistema de enseñanza y algunos otros factores, a que peligre la subsistencia de uno de los signos de puntuación: el punto y coma.

Advertencia: en peligro... (jamillan.com)

Resulta que este signo (;) es actualmente muy poco usado en los escritos, al menos en español. Sobre todo porque se presenta cierta imprecisión de su pertinencia. La ortografía de la RAE lo ubica como la representación gráfica de una pausa de tamaño intermedio entre la coma y el punto y seguido. El problema acá tiene dos cauces: la gradación, esa comparación en que sólo se conoce la intensidad por el uso sin que se conozca con precisión su diferencia, no resulta clara, menos aún cuando se deja a criterio de cada quien la decisión. El otro, al compararse el uso de la puntuación con las pausas necesarias para respirar durante una supuesta lectura. Esto último carece de toda precisión por una razón material: cada quien respira de diferente forma y con una frecuencia distinta, incluso siendo el mismo sujeto.

En los textos periodísticos, el uso del punto y coma es muy poco difundido, sobre todo por la agilidad que se busca en estos escritos. La pausa del punto y coma, cuyo uso prefiere la yuxtaposición de ideas no comulga con el estilo periodístico. En un sondeo bastante somero, se aprecia que la frecuencia de presentación de este signo de puntuación es muy baja: de cinco textos de más de 10 párrafos consultados en tres diarios diferentes (uno de ellos español), el punto y coma sólo aparece dos veces, todas ellas en artículos de opinión y sólo una de ellas en una nota. De hecho, el diario español fue el que presentó con menor frecuencia este signo.

Luego de revisar algunos manuales de ortografía, no sólo el de la RAE, se presentan tres usos generales para este signo: para separar oraciones que tratan de lo mismo, para las enumeraciones de elementos de largos periodos y como antecedente de las conjunciones adversativas.

El primero de ellos es quizá el más dócil como regla. Por un lado, permite el uso de la coma si el periodo es muy corto (V. g.: “vamos, yo te llevo”).  Por el otro, si es muy largo el periodo, y sobre todo si lleva comas en medio, ha de separarse con un punto y seguido (V. g.: el periodo anterior). Y aunque este último uso es el idóneo para el punto y coma, se impone la comodidad del punto y seguido, sobre todo ante su mayor difusión.

En el segundo caso, el signo conviene cuando se enlistan elementos de nombre muy largo o separado en su interior necesariamente por comas, y es quizá cuando más se utiliza (V. g.: “Al encuentro asistieron los secretarios de Gobernación, Fernando Gómez Montt; el de Educación Pública, Alonso Lujambio; y el de Economía, Bruno Ferrari”).

A este respecto, el punto y coma no deja de ser necesario para la creación de algunos sentidos, es decir, para evitar ambigüedades. En algunas enumeraciones, acaso el uso más claro que se tiene, se precisa de la separación de cada elemento mencionado por este signo, de modo que se sepa distinguir entre una conjunción y que lo enriquece de una y que marca el final de la lista. Asimismo, es pertinente que estas listas no se cierren con punto y coma para evitar confusiones entre el cierre de ésta y la sucesión de una nueva idea.

El último es quizás el más discutible. Se supone que el punto y coma antecede a las conjunciones adversativas (pero, mas, no obstante, sin embargo, empero). Aunque en muchos casos se prefiere, nuevamente, el punto y seguido, sobre todo por la comodidad que da el uso más frecuente de éste que de aquéllos.

Guiño: el uso tentativo

En general, la falta de difusión de los usos de este signo se puede centrar en la educación que al menos en México no pone énfasis en esta pausa. Acaso también la confusión deviene de la superposición de los signos distintos, a diferencia de los dos puntos, donde los signos usados son uno mismo, sólo que en distintas posiciones.

Los signos de puntuación también se suprimen por desuso. El punto y coma está en peligro de extinción. Acaso sólo sobreviva para la formación de guiños.

Anuncios
Comments
2 Responses to “El punto y coma, en peligro de extinción”
  1. El punto y coma en poemas me gusta (sé que es una idea muy romántica), aunque casi no se usa… aunque al paso que vamos, y al que van las modificaciones de la RAE, no dudo en que le quede poco tiempo de vida.

  2. Quesillo lover dice:

    !El fershillo viene con todo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: