La OTAN en Libia, una apuesta peligrosa


El Preguntón

En los últimos seis meses se ha dado en Libia una revolución que ha derrocado al dictador Muammar El Gadafi que llevaba en el poder aproximadamente 42 años; tal revolución ha sido sostenida por los insurgentes pero también por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) lo que da pie para preguntarnos qué pasa realmente en Libia y cuáles son las implicaciones de la intervención de la OTAN.

Conozcamos un poco  de su historia, el Coronel Gadafi llegó al puesto por la revolución de 1969 que se dio para derribar la monarquía del rey  Idris, del clan cirenaico Sanusi, impulsado por corrientes como el panarabismo (referido a la unión de los países de origen árabe) y lo que se conoció como el socialismo islámico. Desde 1969 hasta la década de los noventa estas formas de pensar sostuvieron política e ideológicamente al dictador, pero las cosas cambiaron; en esta década el dictador dio un giro político importante que encontró una fuerte expresión pro imperialista en 2001.

 “Los atentados del 11 de septiembre de 2001 ofrecieron la oportunidad de ponerse del lado de Estados Unidos y salir del ostracismo internacional. Libia volvió a recibir inversiones petroleras, aumentó la producción de crudo, multiplicó sus inversiones en Europa, especialmente Reino Unido e Italia, y volvió a ser mimada por las corporaciones capitalistas. El retraso de las dos décadas perdidas, sin embargo, ya no se recuperó jamás.”

 “El retorno del dinero y las tímidas liberalizaciones y privatizaciones impulsadas por Saif al Islam Gadafi, hijo favorito del líder y en la práctica primer ministro, acabaron con lo que quedaba del espíritu igualitario de la revolución del 69.”

“La casta dominante se hizo riquísima mientras la población permaneció en una relativa pobreza, dominada como siempre por las paradojas: cuantas más universidades se abrían, más aumentaba el paro juvenil; cuanto mejor era la medicina, más libios acudían a hospitales tunecinos; cuanto más alta era la esperanza de vida (una de las más elevadas de África), menos popular era Gadafi.” (El país, 28/08/11)

Libia es un país eminentemente petrolero y fue ese petróleo el que usó Gadafi para sostenerse en el poder, además de su petróleo si observamos la posición geográfica que tiene Libia, al norte de África, se vera que sus costas son bañadas por el mar Mediterráneo, lugar estratégico para el comercio desde hace muchos siglos. Por otro lado, si nos fijamos en los integrantes de la OTAN, son los mismos que durante la última década se beneficiaron con las ventas de crudo que ofrecía el gobierno de Gadafi y que contribuyeron a fortalecer a esa rica casta gobernante cuyo papel en los recientes años fue apoyar al Coronel.

De hecho esos países no hicieron nada durante esta década pues salieron muy beneficiados por la venta del petróleo libio, ¿que acaso van a derribar a la casta gobernante que fue su aliada durante tantos años y les ofreció facilidades para el comercio?; ¿darán un viraje a esas políticas de desigualdad o sólo querían tirar al dictador?

Entonces ¿cuál es la razón para intervenir en Libia? Además de su recurso natural más valioso –el petróleo-, encontramos que en medio oriente se han dado una serie de revoluciones cuyo resultado es la inestabilidad del sistema capitalista y donde se muestra una clara reactivación de la lucha de clases, lo cual podría extenderse a otras partes del mundo, el interés de la intervención es para la efervescencia revolucionaria.

El Consejo Nacional Provisional de Transición de Libia (CNTP) recibió el reconocimiento de la Unión Europea, el presidente de Francia Nicolás Sarkozy y el primer ministro británico David Cameron; estos pidieron que haya consenso para reconocer al CNTP (El país 28/08/11).

Estos dos países tienen un pasado que nos indica sus intenciones, la opresión colonial que ejercieron contra varios países de África incluso para crear la misma Libia es señal de lo que buscan, por ejemplo Gran Bretaña recientemente apoyo a EE.UU. en su guerra contra Irak argumentando la “guerra contra el terrorismo” o las “armas de destrucción masiva en Irak”.

La intervención y contribución de la OTAN para colocar un gobierno en Libia es una apuesta peligrosa, pues no parece que vayan a buscar el bienestar de la población, más bien parece que quieren restablecer los contratos petroleros que tenían durante la era del Coronel Gadafi, ¿qué tanta desigualdad van remediar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: