Semblanza


Everardo Cristobal: semblanza de un humilde campeón

La vida de José Everardo Cristóbal Quirino es, de principio a fin, una historia construida sobre los cimientos de la humildad. El oficio de pescador le dotó de una canoa y las aguas del lago de Pátzcuaro le dieron empuje. La biografía de este campeón del mundo libró las cadenas de la marginación en la Isla de Urandén, se sobrepuso a los obstáculos deportivos y se consagró como leyenda entre los atletas mexicanos.

Nacido el 11 de agosto de 1986, Everardo Cristóbal fue el octavo de los diez hijos que Doña Rosa y Don Everardo engendraron. Su familia de origen humilde, tenía que luchar día a día por el sustento de su hambrienta prole y como los poco menos de mil habitantes en el lugar, carecía de condiciones dignas para su manutención.

El ahora piragüista (persona que navega sobre una piragua o canoa) no imaginaba a sus escasos cinco años, lo que el uso de la canoa le podía ofrecer. Bajo las condiciones ya descritas, Everardo y su hermano mayor, Rogelio, constituyeron un pilar importante dentro de los ingresos familiares. Ambos, desde las cuatro de la mañana, combinaban la escuela y el trabajo como pescadores.

La canoa, en aquel entonces, era la herramienta de trabajo. Las distancias recorridas sobre ella no buscaban romper marcas, sino servir como transporte de mercancías. La responsabilidad de Everardo con su familia, poco tiempo dejaba para el entretenimiento y talentos del joven.

Las virtudes de este muchacho en el manejo del remo eran notables y, Felipe Ojeda, cazador de talentos, le sugirió explotar su habilidad sobre la canoa. Sin embargo, la precariedad en la que vivía el atleta y la negación de sus padres sobre la práctica de este deporte configuraron el primer reto que se venció sin dificultades.

Consolidado como el mejor de su región, Cristóbal buscó nuevos retos y para 2003, el éxito en la Olimpiada Juvenil le llevó al equipo mexicano de canotaje. Poco después, ya en el Distrito Federal, su formación adquirió fortaleza y nuevos objetivos.

La participación del piragüista mexicano en los Juegos Centroamericanos de Cartagena se tradujo en las primeras preseas (dorada y plateada) en competencias internacionales y en el preámbulo de su máximo logro como deportista: ser el primer mexicano en ganar la medalla de oro en el Campeonato Mundial de Piragüismo de 2006.

Después, su palmarés incluyó oro en los panamericanos de Río de Janeiro en 2007, plata en el Campeonato Panamericano de Piragüismo en Montreal y el tercer lugar en el Campeonato Nacional de Distancia Larga, realizado en la pista olímpica Virgilio Uribe de Cuemanco.

Hoy día, y considerado como Premio Nacional del Deporte, Everardo Cristóbal provoca algunas reflexiones. ¿Cuántos casos no habrá donde la pobreza sacrifica los talentos y aspiraciones de millones de mexicanos? En medio de una creciente degradación de nuestra sociedad ¿es el sistema político-económico y no nuestras habilidades, lo que determina nuestra funcionalidad como seres humanos?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos." E. Galeano

  • "Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte." J.Cortázar
  • "No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros." J.P. Sartre
A %d blogueros les gusta esto: